¿Cómo evitar las fugas?