¿Cuáles son las causas de la incontinencia en mujeres?

Debilitamiento de los músculos del suelo pélvico

La vejiga y su conducto de salida están sujetos por un grupo de músculos denominados músculos del suelo pélvico que mantienen cerrada la vejiga. Estos músculos se debilitan de forma natural con la edad y, cuando pierden su fuerza y flexibilidad, incluso con actividades corrientes como, por ejemplo, toser, se pueden producir pérdidas de orina. Es la causa más común de incontinencia urinaria femenina.

Pérdida de movilidad

Se trata de una de las causas más comunes y puede dificultar que la persona reaccione a tiempo frente al impulso de orinar.

Enfermedad mental

Si estás cuidando de alguien con enfermedad mental, puede ser que simplemente no reconozca la necesidad de orinar o defecar, o bien, que no responda a estas señales.

Circunstancias médicas

Algunas circunstancias médicas concretas pueden causar incontinencia, especialmente cuando se ven afectados el cerebro o el sistema nervioso como, por ejemplo, las enfermedades de Parkinson, Alzheimer, demencia, esclerosis múltiple o daño cerebral. Esto se debe a un daño en las conexiones nerviosas del cerebro. Como resultado, se puede desarrollar vejiga hiperactiva (necesidad de orinar con mucha frecuencia) o vejiga hipoactiva (vaciado inadecuado de la vejiga, lo que produce pérdidas). También puede aparecer la incontinencia fecal. Con la diabetes o el infarto cerebral también se puede desarrollar incontinencia.

Medicación prescrita

La incontinencia femenina puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos. Si las pérdidas coinciden con el inicio o con el cambio de una medicación determinada, consulta con el médico para aclarar si se trata de una posible causa de incontinencia. A veces es posible cambiar la toma de algunos medicamentos, reducir la dosis o incluso detener el tratamiento.

Infecciones de orina frecuentes

Las infecciones de orina pueden conllevar una hipersensibilidad de la vejiga. Entre los síntomas se incluyen la urgencia por orinar, el aumento de micciones durante el día y la noche (o en pequeñas cantidades) y no llegar a tiempo al baño.

Estreñimiento habitual

El estreñimiento es una de las causas más comunes de incontinencia fecal. El estreñimiento crónico puede dar a lugar a la presencia de heces duras en el recto, que por su tamaño pueden ser difíciles de expulsar. Como resultado, los músculos del recto y los intestinos se estiran y finalmente se debilitan. La diarrea también puede filtrarse alrededor de las heces duras y expulsarse, dando lugar a la incontinencia fecal.

Debilitamiento de los músculos del suelo pélvico

La vejiga y su conducto de salida están sujetos por un grupo de músculos denominados músculos del suelo pélvico que mantienen cerrada la vejiga. Estos músculos se debilitan de forma natural con la edad y cuando pierden su fuerza y flexibilidad, incluso con actividades corrientes como, por ejemplo, toser, se pueden producir pérdidas de orina.

Menopausia

Todos los músculos se debilitan con el tiempo y, tras la menopausia, se produce una disminución de la cantidad de estrógenos que afecta a los músculos abdominales. Esto puede provocar un cambio de posición de la vejiga, reduciendo así la eficacia de los músculos que rodean el tracto urinario.

Sobrepeso

El sobrepeso también puede suponer una presión añadida en los músculos pélvicos y abdominales, lo que puede originar pérdidas.

Tabaco

La tos del fumador puede ser una causa indirecta de las pérdidas, principalmente por el esfuerzo físico anormal y frecuente que se realiza cada vez que se tose. Otro factor para los fumadores es un aumento del riesgo de contraer enfermedades circulatorias y la prescripción posterior de medicamentos diuréticos, lo que también incrementa la probabilidad de experimentar pérdidas de orina.

Niños

Si estás al cuidado de un niño, es posible que las anteriores no sean las causas. En este caso, puede que te interese visitar la sección del parque dedicada a los niños para consultar las causas específicas de la incontinencia infantil.

Si no tienes seguridad de las causas de la incontinencia de la persona a la que cuidas, consulta la sección sobre causas o tipos para obtener más ayuda.