Soluciones

El modo de cuidar a alguien con incontinencia dependerá de su nivel de movilidad física y salud mental. Puede que estés cuidando de alguien en un estado razonablemente bueno de salud física y psíquica y al mismo tiempo necesitar cierto asesoramiento e información; o bien, es posible que estés a cargo de una persona con una discapacidad física severa como, por ejemplo, parálisis, o de alguien con un trastorno psíquico (como demencia o Alzheimer) o con discapacidad física y psíquica. En esta sección hemos recopilado información y consejos de profesionales sanitarios y cuidadores con experiencia de trabajo en domicilio para analizar los cuatro escenarios principales que se pueden presentar al cuidar en casa a alguien con incontinencia. Para obtener sugerencias y consejos prácticos sobre los cuidados necesarios, selecciona el descriptor que mejor se adapte a tu propia situación.

  • La persona que cuido puede asearse y vestirse por sí misma. Simplemente, a veces no puede controlar la vejiga.
  • La persona afectada es físicamente capaz, pero debido a una enfermedad mental no puede controlar que no se produzcan pérdidas.
  • La persona que cuido tiene buena salud mental, pero físicamente es incapaz de asearse, vestirse o llegar al baño por sí misma.
  • La persona afectada es física y psíquicamente incapaz de asearse, vestirse o llegar al baño por sí misma.