Sé más hombre que la media: visita al urólogo


Si la prevención es la mejor medicina, ¿por qué ese miedo a la visita a un urólogo? A partir de los 50 es una cuestión de salud. Te contamos en qué consiste una primera visita al especialista de las patologías del aparato reproductor masculino y urinario.

En qué consiste un chequeo urológico

La respuesta, según los expertos, es clara: por desconocimiento, aprensión y ¡hasta vergüenza! Bien, echémosle cabeza y empecemos a entender que a partir de cumplir medio siglo es recomendable realizarse un chequeo urológico anual, siempre que no existan antecedentes de tumores urinarios o de próstata en la familia. De haberlos, lo inteligente es acudir a partir de los 40. 


Consultar a un especialista

Pero ojo, no solo es una cuestión de cáncer, también hay otros asuntos como la incontinencia, dificultades al orinar, la presencia de sangre en la orina o dolor en los testículos, que deben ser tratados con un especialista. 


Calidad de vida

No obstante, antes de entrar en materia, sensatez: corresponde al médico generalista el estudio del problema. Él debe ser siempre el primer contacto, la persona que debe derivarnos al especialista idóneo. Okey, acudimos a él y nos cuenta que la solución está en manos del urólogo: no hay problema, fuera angustias: es hora de visitar -por primera vez a un urólogo-. Hablamos de calidad de vida.


Así es un chequeo urológico

Lo primero que te preguntará el urólogo es qué hábitos urinarios y sexuales tienes. Tras un breve cuestionario, procederá a una exploración física del pene, los testículos y la próstata mediante un tacto rectal. El procedimiento para valorar una posible afectación prostática exige también una analítica de sangre para conocer tu PSA (siglas inglesas que corresponden a Prostate-specific antigen, Antígeno Específico de la Próstata, en castellano), un tema que desarrollaremos con amplitud en próximos artículos. A la vista de los resultados, el urólogo determinará si, además, solicita una ecografía abdomino-pélvica, análisis de sedimiento urinario u otras determinaciones. 


Fuera mitos

  • Existe la idea errada de que el examen de próstata duele y puede incluso provocar que el paciente evacúe durante el reconocimiento. No es cierto. La exploración puede causar cierta incomodidad, pero tanto como hacerse una limpieza dental: es totalmente tolerable.
  • No requiere de ninguna preparación intestinal.
  • Puedes ir con ropa cómoda; o la de la oficina, si estás trabajando. Y sí, ve limpio y aseado, te proporcionará seguridad. Repetimos: te vas a enfrentar simplemente a una entrevista, unas preguntas, y una exploración. 

Por todo esto, y porque nos parece inteligente ponernos por encima del 47% de los hombres que según las estadísticas no se han realizado jamás un chequeo urológico, reiteramos, ponte por delante de la media: sé más hombre, con una mejor salud, disfrutarás más. 

Artículos relacionados

No dejes tu vida social por las pérdidas de orina

A muchos hombres que sufren pérdidas de orina les preocupa mantener el ritmo de su vida social. El temor a sufrir una pérdida puede ser un obstáculo, pero con el plan correcto puedes protegerte frente a las pérdidas y recuperar la confianza.

Mantenerte activo con pérdidas de orina

Hay muchas formas de tener todo bajo control y continuar con tu ritmo de vida habitual, sea cual sea el tipo de pérdida de orina que estés intentando controlar.

Control mediante ejercicios

Descubre los ejercicios que te pueden servir para controlar la vejiga.

Ejercicios para la incontinencia y las pérdidas de orina

PREGUNTAS FRECUENTES

MUESTRA GRATUITA

What are cookies?

Lorem ipsum dolor sit amet lorem ipsum dolor sit amet lorem ipsum dolor sit amet.