The Prostate and Male urine leakage


While the prostate and incontinence ‘isn’t the sexiest of cocktail party topics,’ it’s important to know how one impacts the other. To clear up any confusion on the issue, we sat down with Ralph Peeker, Professor and Chief Physician at the Department of Urology, Sahlgrenska University Hospital, Gothenburg.

La próstata y las pérdidas de orina en hombres

Entre los 18 y los 20 años, la próstata pesa cerca de 20 gramos y tiene el tamaño de una nuez. Puede crecer hasta llegar a los 500 gramos.



Tu próstata es como una nuez

Lo primero es lo primero. ¿Qué sabes de la glándula prostática? Situada entre la vejiga y el pene, su función principal es producir un fluido que se combina con el esperma para formar el semen. Cuando se está en la veintena, la próstata tiene el tamaño de una nuez y pesa entre 18 y 20 gramos.


Al igual que la orejas, la próstata nunca para de crecer

Lo bueno es que el crecimiento de la próstata es normal. “En algunos hombres la próstata crece solo un poco. En otros, un poco más y, en algunos, mucho más: puede llegar a pesar medio kilo”, afirma Peeker. Es frecuente que el crecimiento de la próstata pase desapercibido. No obstante, en algunos hombres una próstata agrandada, o hiperplasia prostática benigna (HPB), puede causar dolor y diferentes síntomas, entre los que se incluyen dificultad para almacenar la orina o comenzar a orinar, chorro lento, incapacidad para vaciar la vejiga o acumulación de orina residual, que puede provocar infecciones. Se denominan síntomas del tracto urinario inferior (STUI) y son bastante habituales ya que afectan a cerca del 25 % de los hombres a partir de los 40 años. Con un buen tratamiento, no tiene por qué afectar a tu calidad de vida.


Una próstata agrandada no es sinónimo de cáncer

En palabras de Peeker, es una “idea errónea muy frecuente” pensar que los STUI son un síntoma del cáncer de próstata. Si bien no existen muchos indicios tempranos del cáncer de próstata, los antecedentes familiares y la dieta son factores de riesgo. El primer paso para comprobarlo es mediante un sencillo análisis de sangre que se denomina prueba del antígeno prostático específico (APE).
 
Por raro que parezca, en muchos casos el cáncer de próstata crece lentamente. De ahí que suela preferirse un control activo en vez de la cirugía dado que la incontinencia, entre otros factores, puede ser un efecto secundario. La incontinencia de esfuerzo, que suele afectar más a las mujeres, puede ser un efecto secundario temporal o permanente de cirugías pélvicas como la prostatectomía. Este procedimiento conlleva quitar toda la próstata, lo cual puede alterar la función del esfínter y provocar pérdidas de orina. Existen medicamentos y cirugías disponibles para aliviar los síntomas o incluso llegar a curar esta enfermedad. En casos leves, los ejercicios para el suelo pélvico, que ayudan a fortalecer los músculos pélvicos, también pueden mejorar el control de la vejiga y reducir las pérdidas de orina. En cualquiera de los casos, si te preocupan los síntomas, las pruebas o los riesgos relacionados con el cáncer de próstata, es mejor que se lo comentes a tu médico para estar bien informado. 

“La próstata no suele ser el órgano culpable”

Si bien una próstata agrandada puede causar problemas a la hora de orinar, Peeker dice que es necesario ir más allá de la zona pélvica y tener en cuenta el cerebro para analizar la causa principal de la incontinencia masculina. 
 
El sistema nervioso central es responsable de dirigir los “reflejos miccionales” o la capacidad de retener la orina cuando se tienen ganas de ir al baño. Estos importantes circuitos del cerebro pueden alterarse cuando se produce un trauma, como una lesión cerebral o un ictus, provocando pérdidas o goteo involuntarios en algunos hombres. Se denomina incontinencia de urgencia y es la forma más frecuente de incontinencia masculina.  
Pero esta alteración no tiene que ser tan grave como un ictus. “Puede tratarse de una leve alteración de la sangre y el oxígeno que llegan al cerebro basada en una aterosclerosis general”, comenta Peeker. 
 
La aterosclerosis es el endurecimiento y estrechamiento de las arterias derivadas del tabaquismo, una dieta deficiente o un estilo de vida poco activo. Si bien no se ha demostrado clínicamente que una mala dieta pueda provocar incontinencia, lo que no cabe duda es que una dieta saludable y un estilo de vida activo son siempre beneficiosos. “Todo mejora cuando se trata de oxigenar los tejidos del cuerpo”, añade Peeker.
 
Según el consejo de Peeker: “Si yo tuviera cualquier síntoma, buscaría ayuda para solucionarlo”. Así que si tienes alguna pregunta relacionada con la próstata y la incontinencia urinaria, coméntalo con tu médico.

En algunos casos, la próstata puede llegar a pesar medio kilo.

Ralph Peeker
Profesor y director médico

Sabías que…

Uno de cada cuatro hombres experimenta síntomas del tracto urinario inferior a partir de los 40 años de edad.

1 de cada 4

Consejos

La mejor forma de mantener el control

Stirling nos habla acerca de las pérdidas de orina

Artículos relacionados

No dejes tu vida social por las pérdidas de orina

A muchos hombres que sufren pérdidas de orina les preocupa mantener el ritmo de su vida social. El temor a sufrir una pérdida puede ser un obstáculo, pero con el plan correcto puedes protegerte frente a las pérdidas y recuperar la confianza.

Mantenerte activo con pérdidas de orina

Hay muchas formas de tener todo bajo control y continuar con tu ritmo de vida habitual, sea cual sea el tipo de pérdida de orina que estés intentando controlar.

What are cookies?

Lorem ipsum dolor sit amet lorem ipsum dolor sit amet lorem ipsum dolor sit amet.