Incontinencia fecal

La incontinencia fecal es la pérdida de control sobre el intestino grueso, lo que supone la expulsión involuntaria de las heces. La capacidad de retener las heces a voluntad requiere el correcto funcionamiento del recto, el ano y el sistema nervioso. 

La incontinencia fecal puede caracterizarse por la pérdida ocasional de heces junto con la expulsión de gases o por una completa pérdida del control sobre el intestino grueso.

Causas habituales

  • Estreñimiento, que provoca el debilitamiento del ano y los intestinos
  • Impactación de heces en el recto
  • Diarrea grave
  • Lesiones en el músculo del esfínter anal
  • Lesiones en los nervios u otros músculos
  • Cirugía rectal, prostática o ginecológica
  • Abuso crónico de laxantes

Tratamiento habitual

Modificación del estilo de vida

La introducción de cambios en la dieta puede resultar de gran ayuda: eliminar el alcohol y la cafeína e ingerir más fibra para aumentar la cantidad de heces.

Reentrenamiento vesical

El reentrenamiento de la vejiga puede contribuir en la mejora del tono muscular.

Intervenciones

  • Productos absorbentes para la incontinencia
  • Fármacos como la loperamida, para controlar la diarrea y acabar potencialmente con la incontinencia
  • Cirugía para resolver una causa claramente identificada