Parece que estás en <country>

Visita el sitio de TENA España para más información.

Mi ser querido necesita ayuda a distancia

Mujer mayor arreglando flores: cuidar de un ser querido que vive en una ciudad diferente
Puede que vivas algo lejos de un ser querido que necesita tu ayuda, por ejemplo, de un padre o una madre ancianos, y te preguntes qué puedes hacer para ayudarle. Muchos cuidadores se encuentran en esta situación. Nos han hecho ver que sí puedes ayudarle, aunque sea desde la distancia. Podrías:
 
  • ofrecerle apoyo emocional a tu ser querido a través de personas de contacto que tengáis en común
  • coordinar los servicios que reciben (por ejemplo, organizar la visita de cuidadores o limpiadores locales, y hacer un seguimiento llamándoles después a la hora acordada para garantizar que no haya ningún problema)
  • gestionar su historial médico y de salud, y acompañarle durante las visitas médicas
  • averiguar cuándo le gustaría recibir compañía y pedir a un familiar o amigo que le visite en ese momento
Cuidar de alguien que vive lejos puede suponer un reto, pero existen formas para hacer que funcione. Las siguientes sugerencias te ayudarán a cuidar de tu ser querido desde la distancia:

Trazar un plan

Un buen punto de partida es conocer su situación, las posibles dificultades a las que se enfrenta y el nivel de ayuda que necesita. Busca recursos y opciones en tu zona que puedas gestionar a distancia. Toma notas acerca del estado de salud de tu ser querido y cualquier tema legal o económico. 
 
Aquí deberás incluir números de contacto, información sobre seguros, números de cuenta y otros datos importantes. Averigua también lo máximo que puedas sobre su enfermedad y cualquier tratamiento que necesite.

Higiene y productos para la incontinencia

Como vive solo, tu ser querido puede cuidar de sí mismo la mayor parte del tiempo. Aun así, puedes facilitarle las cosas ayudándole a elegir el tipo de protección para la incontinencia adecuado. La ropa interior desechable para la incontinencia de TENA tiene el mismo diseño que la ropa interior normal: es fácil de poner y no necesita ayuda. Este vídeo te muestra lo fácil que es utilizar la ropa interior para la incontinencia de TENA.
 
La situación de cada persona con incontinencia es diferente. El selector de productos TENA te ayudará a encontrar el producto con el nivel de absorción que necesita tu ser querido. 
 
¿Por qué no le ayudas pidiendo un suministro de los productos específicos que necesita y hacer que se los lleven a casa? Haz tu pedido online en TENA Directo.

Crea una red de contactos local que te pueda ayudar

Si vives a mucha distancia de la persona a la que intentas ayudar, pídeles a vecinos, amigos y familiares que le visiten. Así te podrán informar de cómo le va a tu ser querido. También le puedes sugerir la contratación de un cuidador profesional de la zona para que le cuide y le haga compañía. Sea cual sea el acuerdo al que llegues, es importante que disponga de una persona de contacto a nivel local en caso de que se produzca una emergencia. 

Llámale con frecuencia y mantén el contacto

Está claro que, siempre que puedas, es conveniente que visites a tu ser querido en persona. De este modo, podrás comprobar su estado físico y emocional, así como sus necesidades económicas, de primera mano. Si no es posible visitarle en persona, los smartphones, las tabletas y la Web posibilitan que estéis en contacto. 
Skype, WhatsApp, Viber, Facebook Messenger y FaceTime de Apple son buenas formas de estar en contacto. 
 
Si tu ser querido tiene móvil, asegúrate de que sabe usarlo y que tiene números importantes guardados. Algunas operadoras disponen de tutoriales gratuitos en Internet o en las tiendas y ofrecen tarifas de llamadas a menor coste para personas mayores que solo utilizan el teléfono para emergencias. 
 
Además, merece la pena buscar funciones en el teléfono que puedan ser de ayuda para personas mayores, por ejemplo comandos activados por voz, botones más grandes y compatibilidad con audífonos. 

Prepárate para las emergencias

Intenta ser previsor y preguntarte qué harías si tu ser querido tuviera una emergencia. Es conveniente tener anotados los nombres de personas de contacto en la zona que puedan estar disponibles con poca antelación. También debes estar preparado, con dinero destinado a tal fin, para viajar a la casa de tu ser querido en cualquier momento.
 
Si está de acuerdo, cómprale un brazalete de alarma para que lo lleve puesto. Este tipo de dispositivos puede activarse con solo tocar un botón para que te alerte a ti o a un cuidador local en caso de emergencia. 

Busca apoyo profesional

Puede resultarte muy útil contratar a un cuidador profesional que pueda ayudar a tu ser querido en temas relacionados con las comidas, el cuidado personal y otros servicios. Un administrador de cuidados geriátricos, o un trabajador social, también podría ocuparse de cuidar a tu ser querido.