Parece que estás en <country>

Visita el sitio de TENA España para más información.

Mi ser querido tiene problemas de salud mental

Mujer mayor sentada con mujer joven: cómo cuidar de un ser querido con problemas de salud mental
El nivel de apoyo que tu ser querido necesita depende de su estado físico y mental.
 
Puede que te hayas dado cuenta de que ya no es capaz de afrontar las cosas como antes. Por ejemplo, se olvida de las cosas, no se acuerda de ir al baño o su humor cambia de repente. Si muestra alguno de estos síntomas, esta sección es para ti. Te damos algunos consejos prácticos sobre cómo cuidar bien de un ser querido con incontinencia que tiene una discapacidad mental. No obstante, también recomendamos consultar a un profesional médico.

Crea una rutina para ambos

Las personas que sufren problemas de salud mental se sienten más seguras si tienen una rutina establecida. Esto es especialmente cierto a la hora de cambiar los productos para la incontinencia. Reducirás el nivel de ansiedad y conseguirás que se sienta más relajado si lo haces a las mismas horas cada día. También ayuda que digas y hagas lo mismo mientras le cambias. Así sabrá qué esperar cuando llegue el momento de cambiarle. Comprenderá cómo encaja en relación con las comidas, las siestas y otras actividades, como ver la televisión. 
 
Si en algún momento tienes que delegar tus responsabilidades de cuidado a otra persona, es conveniente que comprenda tu rutina. Si el cuidador que te sustituye sigue haciendo lo mismo que tú, a las mismas horas, tu ser querido se sentirá más tranquilo.  

Crear el entorno adecuado

Este aspecto variará en función del estado y la situación de tu ser querido. Si puede caminar hasta el baño sin ayuda, asegúrate de que no haya obstáculos por el medio. Intenta que el entorno sea lo más seguro posible. Una forma de conseguirlo es adaptando el entorno y comprando e instalando los productos y servicios adecuados. El objetivo es que pueda utilizar el espacio de manera cómoda y segura. Esto es lo que debes hacer de manera inmediata:
 
  • Comprueba los suelos de las habitaciones por las que tu ser querido puede andar. ¿Resbalan? ¿Entrañan algún peligro? Si es así… 
    - Fija las alfombras con cinta antideslizante y deshazte de moquetas desiguales o en mal estado. 
    - Coloca alfombrillas antideslizantes cuando el suelo esté mojado, por ejemplo en el baño y la cocina.
  • Coloca barras de sujeción donde tu ser querido las necesite, por ejemplo en la ducha o la bañera, o junto al inodoro.
  • Marca la puerta del baño con un gran letrero. También es buena idea reemplazar el asiento del inodoro por uno de un color llamativo para que sea más fácil de ver.
  • Coloca una papelera con tapa en el baño o el dormitorio para los productos para la incontinencia. Mejora el ambiente y lo mantiene más ordenado sin basura por el medio.
  • Asimismo, puede que la persona de la que cuidas prefiera prendas que sean fáciles de quitar, como faldas amplias y pantalones de cordón. La ropa fácil de quitar les hace sentir más autosuficientes y puede facilitar tus tareas de cuidador.
Si quieres recibir otros consejos prácticos sobre cómo mantener la seguridad de tu ser querido, incluidas técnicas para levantarle y moverle, consulta las secciones Seguridad en el hogar y Ergonomía.

La importancia de la higiene

La higiene personal es una parte importante de nuestra rutina diaria. No obstante, no es tan sencillo cuando cuidas de una persona cuyas facultades físicas y mentales están empeorando.
 
Las personas que sufren demencia puede mostrarse menos dispuestas a colaborar y más reacias a los cambios. Por eso, ocuparte de la higiene de tu ser querido puede requerir de mucha paciencia. Tienes que hablarle más y pasar más tiempo aseándole. Más información sobre la incontinencia y la demencia

Cuidar de la piel de las personas mayores

Como sabes, cuando envejecemos la piel se vuelve más frágil y puede dañarse con más facilidad. De ahí que necesite un cuidado especial, con unos hábitos de higiene suaves que ayuden a prevenir las irritaciones cutáneas y las infecciones. Sobre todo si tu ser querido padece incontinencia, ya que la orina y las heces pueden dañar la piel. Una buena higiene no solo protege la salud de la piel, también servirá para relajar a tu ser querido y hacer que se sienta limpio, cómodo, fresco y sano, aumentando así su autoestima.
 
El cuidado de su piel incluye tres pasos: limpieza, reparación y protección. Echa un vistazo a la gama de productos para el cuidado de la piel de TENA, que cubren estos pasos y están especialmente diseñados para la piel de personas mayores. 

Productos para la incontinencia

Es importante recordar que a las personas con demencia no les gustan los cambios. Puede que no entienda por qué haces algo, por ejemplo que le ayudes con el tema de la incontinencia. Ese es el motivo por el que la ropa interior para la incontinencia de TENA está diseñada para que se parezca lo máximo posible a la ropa interior normal. Así tu ser querido se sentirá cómodo cuando tenga que empezar a usarla. Los cuidadores con experiencia, incluidos los que trabajan en residencias, nos comentan que las personas con demencia de las que cuidan no suelen oponerse a llevarla. 
 
Si quieres ver una guía detallada sobre cómo poner y cambiar los productos para la incontinencia, visita nuestra página sobre mudas.

Ayuda con la dieta y la ingesta de líquidos

A algunas personas que sufren incontinencia les preocupa beber demasiado porque aumenta las ganas de ir al baño. Así que intentan beber menos. Eso puede suponer un problema, ya que la orina estará más concentrada y puede resultar perjudicial para su salud. Anima a tu ser querido a que beba como de costumbre, cuando tenga sed. 
 
Las comidas son una parte importante del día, no solo por consumir alimentos y bebida, sino también porque son una oportunidad para pasar tiempo con otras personas. Es una buena idea si coméis juntos, y mejor aún si os acompañan amigos y familiares. Tu compañía, y poder hablar y reírse contigo, le sentará bien. Intenta también establecer un horario fijo para las comidas. 

Relacionarse con otras personas

Si tu ser querido tiene alguna discapacidad mental y movilidad reducida, quizá ya no pueda disfrutar de sus antiguas aficiones como antes. Independientemente de su estado, seguro que le sigue gustando que le cojas la mano, que le abraces y que le hables con cariño. Le vendrá bien si buscas nuevas actividades que podáis compartir, cosas que le entretengan y le hagan sentir conectado. 
 
Los cuidadores con experiencia dicen que hacer pequeñas actividades juntos puede alegrarle el día a tu ser querido. Estas son ideas de cosas que puedes hacer con tu ser querido.

No esperes a pedir ayuda

Cuidar de una persona que tiene demencia, además de incontinencia, es todavía más difícil. Los cuidadores experimentados recomiendan que busques la ayuda y el apoyo de otras personas, como familiares, amigos, comunidades locales o los servicios sociales públicos. Descubre aquí cómo obtener ayuda.