Parece que estás en <country>

Visita el sitio de TENA España para más información.

Compartir los cuidados

Mujer mayor pasando un buen rato con niños: pedirles a otras personas que te ayuden con tus cuidados

No estás solo

Como cuidador, tu labor tiene un límite. Tu tiempo y tu energía no son inacabables. Sin embargo, como ya habrás descubierto, ser cuidador conlleva mucho trabajo:
 
  • cuidar de la salud de otra persona (tanto física como mental); 
  • ocuparse de su higiene y cambiarle con frecuencia;
  • comprar medicamentos y administrárselos;
  • cocinar y limpiar más a menudo;
  • comprar más cosas;
  • aumentar la seguridad y la comodidad de tu casa;
  • mantener a tu ser querido entretenido en casa;
  • acompañarle durante las actividades al aire libre (p. ej., paseos y viajes);
  • gestionar las visitas médicas, citas con doctores;
  • administrar y planificar las finanzas y los gastos;
  • ocuparte de asuntos legales, como el seguro social y de salud. 
Tu vida resultará más fácil si compartes los cuidados. Si te sientes cansado o desbordado, no dudes en pedir ayuda. La gente que te rodea probablemente sepa lo duro que trabajas para cuidar de alguien y te respetan por ello. Puede que incluso se ofrezcan a echarte una mano.
 
Sigue estos consejos para convencer a otras personas de que te ayuden con los cuidados.