Vejiga hiperactiva en hombres: síntomas, causas y tratamientos

Cuando hay que ir, hay que ir. ¿Pero tienes la sensación de que vas más ahora que antes? Si es así, no estás solo. Muchos hombres que tienen síntomas de vejiga hiperactiva sienten vergüenza y ven limitadas sus actividades diarias. Por suerte, existen tratamientos y puedes aplicar cambios en el estilo de vida que te ayudarán a aliviar los síntomas de vejiga hiperactiva y recuperar el control.

Diferencia entre una próstata agrandada y la vejiga hiperactiva

Tener la próstata agrandada no es lo mismo que tener una vejiga hiperactiva. No obstante, en muchos casos, una vejiga interactiva es síntoma de tener la próstata agrandada, que es una consecuencia natural del envejecimiento
 
La uretra atraviesa la próstata, por eso, cuando se agranda, comprime la uretra y restringe el flujo de orina. Esto explica que la vejiga tenga que esforzarse más para superar la resistencia, lo cual puede provocar que sus receptores se vuelvan hipersensibles y envíen señales al cerebro indicando que es necesario orinar. Esta sensación de urgencia urinaria se denomina vejiga hiperactiva y es uno de los posibles síntomas para vaciar la vejiga que produce el agrandamiento de la próstata. Otros síntomas incluyen: 
 
  • Dificultad para iniciar el flujo de orina 
  • Tener que esforzarse para expulsar la orina 
  • Chorro de orina débil o bifurcado 
  • Necesidad de ir al baño varias veces durante el día 
  • Tener que levantarse por las noches para orinar 
  • Goteo posmiccional 

Otras causas de las pérdidas de orina

El agrandamiento de la próstata es la causa más habitual de incontinencia en los hombres, pero existen otros muchos factores que pueden provocar síntomas, como las visitas frecuentes al aseo o las pérdidas de orina. Entre dichos factores se incluyen: 
 
  • El debilitamiento de los músculos del suelo pélvico puede permitir que la orina quede atrapada en la uretra al orinar. Posteriormente, esta orina puede escaparse en pequeñas cantidades que se conocen como “goteo posmiccional“. 
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: pérdidas de orina involuntarias que se producen al toser, reír, estornudar o hacer ejercicio; tiene poca prevalencia en los hombres, pero puede ser consecuencia de una cirugía de próstata si el músculo del esfínter se debilita o queda dañado y la uretra no puede cerrarse totalmente. 
  • Infecciones del tracto urinario 
  • Estreñimiento crónico 
  • Cálculos vesicale
  • Diabetes incontrolada 
  • Problemas de movilidad (por ej., tener dificultad para llegar al baño a tiempo) 
  • Obesidad 
  • Beber grandes cantidades de cafeína 
  • Tomar ciertos medicamentos que pueden afectar al tracto urinario 
  • Enfermedades neurológicas, como el párkinson y la esclerosis múltiple 
 
A pesar de ser una afección que repercute negativamente en el trabajo, la vida social y el sueño de las personas afectadas, muchas de ellas sienten vergüenza y no buscan una opinión médica ni soluciones para los síntomas. Pero no puedes dejar que la vejiga hiperactiva o las pérdidas de orina dominen tu vida. Hay buenos tratamientos disponibles y, con el asesoramiento adecuado, puedes recuperar el control. 

Opciones de tratamiento

El primer paso de cualquier tratamiento es siempre recibir el diagnóstico de un médico cualificado, quien debe revisar tus antecedentes médicos (como la salud urinaria, el estilo de vida, la medicación actual, enfermedades e intervenciones anteriores). Es posible que el médico también te pida un diario miccional para comprender mejor tu situación. El siguiente paso es una revisión física completa para conocer el estado de salud actual del tracto urinario inferior y la vejiga. 
 
En función de los resultados del diagnóstico, que puede variar según la persona, el médico recomendará una serie de opciones de tratamiento basadas en tus necesidades individuales. 

Cambios en el estilo de vida

Aunque puede que hayas escuchado que muchas personas con vejiga hiperactiva sienten alivio al realizar ciertos cambios en su estilo de vida, debes consultar siempre a tu médico para averiguar la causa de tus problemas antes de modificar tus hábitos. Las recomendaciones de tratamiento se basan siempre en las necesidades de cada persona, por eso recibir un diagnóstico adecuado es el primer paso para recuperar el control.  
 
Es probable que tu médico te recomiende cambios en tu estilo de vida, entre los que se incluyen: 
 
  • Entrenar la vejiga 
  • Llevar un registro de las bebidas que consumes y evitar el alcohol y la cafeína 
  • Ejercicios del suelo pélvico
  • Pérdida de peso 
 
Además de los puntos anteriores, tu médico seguramente te recomendará que utilices productos para la incontinencia. En TENA encontrarás productos específicamente diseñados para los hombres, que son seguros y discretos, además de protegerte del olor.  

No estás solo, habla con tu médico y recupera el control

Los síntomas de una vejiga hiperactiva en los hombres son bastante habituales, especialmente a causa de la edad y una próstata agrandada. Aunque estos síntomas pueden deberse a múltiples causas, el pronóstico es bueno en la mayoría de los casos. Habla abiertamente con tu médico para recibir un diagnóstico y tratamiento correctos que te permitan recuperar el control de tu tiempo y tu vida diaria.