Compresas para la incontinencia femenina: ¿con qué frecuencia es necesario cambiarlas?

Si estás experimentando pérdidas inoportunas a causa de la incontinencia, es importante usar los productos adecuados. Las compresas TENA para mujer ofrecen máxima protección y discreción frente a las pérdidas y los olores. Y, para ayudarte a usar nuestros productos de la mejor manera posible, te ofrecemos estos sencillos consejos para saber con qué frecuencia debe cambiarse la compresa, cómo tratar las irritaciones cutáneas y cuántas veces es necesario cambiar la compresa por la noche.

¿Cuántas veces es necesario cambiarse la compresa?

Recomendamos que la compresa se cambie entre tres y cinco veces al día. Pero cada mujer es única, por eso depende de factores como el estado en que se encuentre la piel, la cantidad de pérdidas que se experimente y el tipo de producto utilizado.
 
Pero el consejo más importante es que siempre se debe cambiar el producto para la incontinencia antes de que supere su capacidad de absorción. Esto ayuda a evitar fugas accidentales y previene problemas de higiene en la piel que pueden dar lugar a malos olores, dermatitis e infecciones.
 
La compresa debe adaptarse a tus necesidades específicas. Es importante elegir la talla, el nivel de absorción y el tipo de compresa correctos. Asegúrate también de que se adapte al cuerpo de forma cómoda y segura, sobre todo en la zona de la ingle. Y, recuerda, sea cual sea tu estilo de vida y necesidades de absorción, seguro que dentro de la amplia gama de TENA encuentras la compresa perfecta para ti.
TENA Discreet Mini y TENA Silhouette Noir Mini

Compresas TENA para mujer

Disfruta de una sensación de frescura y seguridad, de día y de noche. Diseñadas para ofrecer un ajuste cómodo y seguro, con una protección increíble.

¿Por qué algunas mujeres cambian la compresa mientras aún está seca?

Todos los productos para la incontinencia TENA son cómodos y absorbentes, y ofrecen control del olor. Pero cada mujer es diferente y, si tienes un estilo de vida activo, es posible que quieras cambiar la compresa con más frecuencia, aunque no se haya producido una fuga importante, para así sentirte más cómoda y segura. Escucha a tu cuerpo y haz lo que sea mejor para ti. Solo recuerda que, al cambiar la compresa, debes limpiar y proteger la piel de la región perineal con los productos adecuados.

¿Cómo tratar la irritación cutánea?

Hay que tener en cuenta que una exposición prolongada a la humedad puede causar el agrietamiento de la piel. Por eso es importante cambiar la compresa para la incontinencia antes de que se empape demasiado. Si se produce una irritación, primero debe lavarse la piel con los productos adecuados y después secarla con una toalla. Cuando dicha zona esté limpia y seca, aplica una crema protectora para curar y calmar la piel. Consulta a tu médico si la irritación persiste.

¿Y qué pasa con el cambio de compresa para la incontinencia por la noche?

Dormir bien por la noche es sumamente importante para la salud de la mujer. Tu producto para la incontinencia debe ayudarte a descansar, y no lo contrario.
 
La clave para dormir cómodamente por la noche es un mayor nivel de absorción. Por ejemplo, TENA Lady Mini Night con triple protección ofrece absorción adicional en posición tumbada, para que te sientas seca y protegida toda la noche.

No estás sola

La incontinencia femenina es muy frecuente y algo normal, pero sigue habiendo un estigma social en torno a ella difícil de eliminar. En TENA nos esforzamos por cuestionar estas percepciones negativas y mejorar la aceptación. Si tienes incontinencia, y todavía no has ido a ver a tu médico, recuerda que pedir ayuda es en realidad un signo de fortaleza. Expresar cómo te sientes a una persona cercana también puede ser un gran alivio.
 
Por último, el uso de productos adecuados hará que te sientas preparada para afrontar tus retos diarios sin tener que preocuparte por las pérdidas de orina. Y, en cuanto a la frecuencia de cambio de las compresas para la incontinencia, recuerda, primero, que siempre deben cambiarse antes de que estén demasiado empapadas y, segundo, debes mantener la zona genital seca, limpia y protegida para disfrutar de una piel más sana y mejorar el control.