Consejos para el suelo pélvico antes y después del parto

Es habitual que las futuras mamás y las que acaban de dar a luz experimenten pérdidas de orina leves. Entrenar el suelo pélvico puede ayudar a prevenirlas y mejorar la situación. Para ayudarte a hacer las contracciones, la fisioterapeuta y experta en temas relacionados con las partes íntimas Paula Igualada Martínez comparte sus conocimientos con las nuevas y futuras mamás.

Cómo influye el embarazo

La necesidad de hacer pipí y haber tenido un bebé hace poco van de la mano. Eso se debe a diferentes motivos: los órganos del cuerpo se mueven para dejar espacio para el feto, y también se libera progesterona, la hormona de relajación muscular, para prepararte para el parto. Este reajuste significa que a menudo cuesta más mantener los músculos del suelo pélvico en su sitio, lo que provoca pérdidas leves y la necesidad urgente de orinar. Los ejercicios del suelo pélvico son una forma fácil y efectiva de fortalecer estos músculos. 

Consejos para fortalecer el suelo pélvico durante el embarazo

La mejor forma de relajarse, y que el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico tenga el máximo efecto posible durante el embarazo, es tumbarse de lado. Esta postura, a diferencia de estar sentada o de pie, te permite concentrarte en fortalecer dichos músculos y evitar a la vez la dificultad que añade la gravedad. Aquí encontrarás más información sobre los ejercicios del suelo pélvico.   

¿Qué ocurre tras el parto?

Durante la primera o segunda semana después del parto, notarás que orinas con mucha más frecuencia dado que estás eliminando el exceso de líquido que retuviste durante el embarazo. Aunque te hayas tomado en serio lo de ejercitar el suelo pélvico mientras estabas embarazada, no todo vuelve a su sitio de manera inmediata. Intenta hacer los ejercicios cuando estás sentada dándole el pecho a tu bebé. Empieza con contracciones suaves del suelo pélvico, dado que es normal estar un poco dolorida ahí abajo tras el parto, y para si sientes molestias. También puedes empezar practicando la contracción cuando coges a tu bebé.  
 
Lo principal es no dejar de entrenar, puesto que pueden pasar hasta tres meses antes de empezar a ver pequeñas mejoras. Si ves que, transcurridos los tres meses, los ejercicios no funcionan o tienes alguna pregunta, coméntaselo a tu médico o fisioterapeuta. Descarga nuestra aplicación para ejercitar el suelo pélvico gratuita para empezar con las contracciones.

Pérdidas leves de orina en el embarazo y posparto. Lee aquí

Hablemos de ello

Las pérdidas leves, o momentos de “tierra trágame”, pueden suceder sin avisar y hacerte pasar un mal rato. Pero puedes tener la seguridad de que es muy habitual y hay muchas cosas que puedes hacer para recuperar el control de la vejiga. Hacer ejercicio es un buen comienzo, pero también puede servir de ayuda comentárselo a tu matrona o médico de cabecera cuando hagas la revisión prenatal, y hablar con tus amigos. 
 
Y siempre es bueno saber que puedes contar con TENA Discreet para ofrecerte protección y discreción cuando necesitas un poco de ayuda extra.