Este sitio usa cookies. · ¿Qué son las cookies? Acepto

Incontinencia masculina

¿Sabía que 1 de cada 4 hombres a partir de los 40 años sufrirá algún tipo de incontinencia urinaria a lo largo de su vida? Por eso, es fundamental saber qué puede hacer para mejorar y personalizar el cuidado de la incontinencia, ayudar a gestionarlo, y por qué no, reducir o tratar las pérdidas de orina, para así aumentar la calidad de vida y la autoestima de las personas.

Conozca al Dr. Ian Milsom

“Las pérdidas de orina son algo habitual en los hombres, sobre todo con la edad, pero muchos hombres siguen sin recibir un diagnóstico y, por tanto, no pueden disfrutar de los beneficios de un tratamiento moderno”, comenta el Dr. Ian Milsom, director del Centro de Investigación de la Incontinencia de Gotemburgo del Instituto de Ciencias Clínicas, en la Universidad de Gotemburgo. “Incluso hoy en día, los hombres evitan buscar ayuda para las pérdidas de orina, a pesar de tener amplias repercusiones a nivel humano y social”.

Le hemos formulado al Dr. Milsom una serie de preguntas para que conozca los datos más relevantes y sepa qué puede hacer al respecto.

Tipos y causas de la incontinencia masculina

Existen múltiples tipos y causas de la incontinencia urinaria masculina y su incidencia aumenta con la edad. A continuación, ofrecemos una descripción de los tipos más frecuentes. Es conveniente recomendar una visita al médico o a un profesional sanitario, para que puedan descubrir el origen de esta afección y el mejor tratamiento para su situación.

Incontinencia urinaria de urgencia

La incontinencia de urgencia se define como la pérdida involuntaria de orina relacionada con unas ganas enormes o urgencia para orinar. Existen numerosos factores que pueden causar dicha sensación de urgencia, como, por ejemplo, una infección del tracto urinario, el café o las bebidas energéticas, los cálculos vesicales, el estreñimiento, la medicación (como los diuréticos) y la obstrucción de la salida de la vejiga, que puede estar provocada por una próstata agrandada.

Beber demasiado puede conllevar la producción de grandes cantidades de orina y visitas frecuentes al baño, al igual que consumir pocos líquidos, ya que la orina se concentra demasiado e irrita el revestimiento de la vejiga. En muchos casos, no ha sido posible encontrar la causa de la incontinencia urinaria.

Incontinencia urinaria de esfuerzo

Si bien la incontinencia urinaria de esfuerzo es el tipo de incontinencia más frecuente en las mujeres, no es tan habitual en los hombres. La incontinencia urinaria de esfuerzo se produce cuando el soporte del tracto urinario y la vejiga no funciona correctamente. Esto significa que, cuando se ejerce presión sobre la vejiga, por ejemplo, al hacer ejercicio o estornudar, los músculos del suelo pélvico no pueden sostener la vejiga y realizar las funciones necesarias para impedir una pérdida de orina involuntaria. En los hombres, la incontinencia urinaria de esfuerzo suele ser un efecto secundario de la cirugía de próstata. Otros motivos pueden ser las deformidades en el tracto urinario o por causas neurológicas.

Otros tipos y causas

Goteo posmiccional

Algunos hombres sufren goteo después de ir al baño. Esto sucede si todavía queda orina en la uretra después de orinar. Suele ser consecuencia de la debilitación de los músculos del suelo pélvico.

Pérdida terminal

Otra alteración que pueden padecer los hombres es la pérdida terminal. Se produce cuando el flujo de orina termina siendo un goteo que suele ser difícil de parar.

Vejiga neurogénica

Los problemas asociados con la actividad cerebral, los daños neurológicos o en la médula espinal también pueden reducir el control de la vejiga.

Esto puede deberse a enfermedades como ictus, esclerosis múltiple, Parkinson, diabetes, etc.

Incontinencia urinaria por rebosamiento

La incontinencia urinaria por rebosamiento se produce cuando la vejiga no puede vaciarse por completo y se llena más allá de su capacidad. Esto puede producir la sobreexpansión de la vejiga y pérdidas involuntarias de orina. Suele estar relacionada con una próstata agrandada y los síntomas incluyen dificultad para comenzar a orinar, sensación de que no se vacía la vejiga después de orinar, un flujo interrumpido o débil de orina o urgencia frecuente para orinar y orinar frecuentemente durante la noche.

Además de la obstrucción de la uretra, puede ser consecuencia de ciertos tipos de medicación o daños neurológicos.

Historia de Peter

Las pérdidas de orina en hombres es algo habitual; de hecho, 1 de cada 4 hombres a partir de los 40 años sufre algún tipo de incontinencia. Peter nos cuenta cómo le afectó a él.

La historia de Peter sobre sus pérdidas de orina

Qué puede hacer: es algo frecuente, busque ayuda

Es algo que suele pasar, así que hablemos de ello

“Los hombres se sienten incómodos con este tema o no saben que hay ayuda disponible”, comenta Ian Milsom. Por eso, es importante asegurarles que es algo frecuente y que existen tratamientos y productos de apoyo que les ayudarán a tratar, o incluso reducir, este problema. Para empezar, nada mejor que animarles a que hablen con su médico.

“Deben ser conscientes de que no es necesario sufrir en silencio. Tienen ayuda a su alcance. Anímeles a que pidan cita con su médico

o con un profesional sanitario que pueda evaluar su situación y aconsejarle sobre la mejor forma de tratamiento en su caso”, afirma el Dr. Milsom.

Encontrar el mejor tipo de ayuda

En el mercado, hay multitud de excelentes productos absorbentes y ayudas para hombres de todas las edades y niveles de actividad. Es importante encontrar un producto que se ajuste a las necesidades de cada persona y a su estilo de vida, para que pueda incorporarse fácilmente a una rutina de cuidado de la incontinencia. De este modo, se fomenta la autoestima del paciente.

Qué puede hacer: piense en la salud y la hidratación

Piense en la salud

Si bien no se ha demostrado que una mala alimentación y la falta de actividad causen incontinencia, el Dr. Milsom explica que existe una fuerte relación entre ambas.

“Es importante mantener a lo largo de nuestras vidas un estilo de vida saludable a fin de evitar enfermedades crónicas como la obesidad, problemas respiratorios como la bronquitis crónica, que puede derivar del tabaquismo, y enfermedades cardiovasculares como el ictus. Todas ellas guardan una estrecha relación con las pérdidas de orina. Así que siga una dieta sana y haga ejercicio regularmente”.

Piense en la hidratación

No conviene reducir la ingesta de líquidos de forma drástica, pero, tal y como señala el Dr. Milsom, “beber menos puede resultar beneficioso en determinadas situaciones”.

Por ejemplo, a la hora de gestionar las pérdidas de orina nocturnas, puede resultar beneficioso reducir la ingesta de líquidos antes de irse a dormir, así como beber menos antes de ir al teatro o a un concierto.

En lo referente a la cafeína y las bebidas alcohólicas, resulta más complicado ponerse de acuerdo. “Algunos estudios indican que los ingredientes que contienen el té y el café afectan directamente a la función de la vejiga y aumentan el riesgo de incontinencia, no solo por el hecho de beber más. Sin embargo, otros estudios contradicen esta información”, comenta el Dr. Milsom.

Aunque las bebidas alcohólicas también pueden influir en el riesgo de sufrir pérdidas de orina a causa de la cantidad ingerida, o el consumo excesivo de bebidas alcohólicas más fuertes puede afectar a la función cerebral, lo importante es recordar que debemos disfrutar de todo con moderación.

Ejercite su suelo pélvico

Los ejercicios del suelo pélvico (ejercicios de Kegel) son una forma efectiva de mejorar, restablecer y mantener el control de la vejiga para cualquier tipo de incontinencia urinaria, sobre todo para aquellos hombres que sufren incontinencia de esfuerzo después de una cirugía de próstata. Los ejercicios del suelo pélvico, fáciles de hacer y de baja repercusión, son aptos para personas de todas las edades y se pueden hacer acostado, sentado o de pie. El Dr. Milsom aconseja “pedir asesoramiento a un fisioterapeuta, asesor sobre incontinencia o urólogo para realizar los ejercicios del suelo pélvico correctamente”.

Empiece leyendo sobre los ejercicios del suelo pélvico en TENA Men: ejercite el control.

Hombre con barba sonriendo con