Haz que tu casa o negocio sea más sostenible

Según datos de Red Eléctrica Española, el 29% del consumo total de energía en nuestro país corresponde al sector residencial. Un porcentaje muy similar al que publica la Agencia Internacional de energía, al estimar que el consumo doméstico representa el 30% del total mundial. 
 
Si bien es cierto que otros sectores como el agrícola y el industrial consumen la mayor parte nosotros, a título individual, podemos reducir el consumo de electricidad y conseguir que nuestros sistemas de calefacción y refrigeración -las partidas que más incrementan nuestra factura de la luz sean más eficientes.
 
Las nuevas construcciones residenciales ya incorporan sistemas de aerotermia, de geotermia y fotovoltaicos, dependiendo del lugar y del tipo de edificio.
 
Te explicamos en qué consiste cada uno de estos sistemas, cómo puedes instalarlos y una comparativa con tus sistemas de calefacción y refrigeración actuales.

Aerotermia para climas templados y mediterráneo

La aerotermia es una tecnología que aprovecha la energía presente en el aire exterior para producir calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria en los hogares. Para ello, se utilizan bombas de calor aire-agua, que son capaces de captar la energía del aire exterior incluso a temperaturas muy bajas y transferirla al interior de la vivienda.
 
La aerotermia está especialmente recomendada para zonas geográficas de clima templado o mediterráneo donde las temperaturas no son extremas. Desde el punto de vista energético, es una tecnología muy eficiente, ya que por cada kilovatio de electricidad que consume puede generar hasta 4 kilovatios de calor.

Geotermia para climas extremos

La geotermia es una forma de energía renovable que se obtiene a partir del calor que se encuentra en el interior de la Tierra. Suele recomendarse en zonas con temperaturas extremas porque aprovecha la temperatura del subsuelo, que aumenta según se profundiza, para generar electricidad o calefacción.
 
La energía se obtiene mediante la perforación de pozos geotérmicos en el suelo, por los que circula agua que se calienta al entrar en contacto con las rocas calientes del subsuelo. El vapor de agua generado se utiliza para impulsar la turbina y producir electricidad.
La geotermia es una fuente de energía limpia y renovable, no emite gases de efecto invernadero y, además, es una fuente de energía constante ya que la temperatura del Interior de la Tierra se mantiene a lo largo del tiempo. Es una tecnología muy eficiente desde el punto de vista energético porque por cada kilovatio de electricidad que consume puede llegar a generar hasta 5 kilovatios de calor.

España entre los países con más horas de sol al año

España cuenta con sol una media de 300 días al año, con un total de 2.500 horas. ¿La energía fotovoltaica sería nuestra primera opción?
 
Tras años de penalización a las energías renovables, la energía fotovoltaica se ha convertido en una alternativa para el consumo residencial. Es una forma económica y sostenible para la obtención de la electricidad necesaria para cubrir el consumo de los hogares. La energía generada por los paneles solares, que pueden colocarse en el tejado, en la azotea o en el patio o jardín, se almacena en baterías para que pueda utilizarse en aquellos momentos en los que no hay sol.
 
Sin embargo, en los tres casos -aerotermia, geotermia-fotovoltaica- es necesario realizar una inversión importante para la instalación, cuya amortización se estima que ronda los ocho años. 
 
Si vas a comprarte una casa nueva, elige aquella que cuente con sistemas de calefacción y refrigeración sostenibles y eficientes; y si estás pensando en renovar tus sistemas de calefacción y refrigeración, analiza bien los costes iniciales, infórmate sobre las ayudas y subvenciones que conceden las administraciones públicas, piensa en el ahorro económico de tu factura eléctrica, y ¡Piensa en nuestro Planeta!

Descubre más sobre un estilo de vida más sostenible