Infección del tracto urinario en mujeres

Ilustración de cómo las bacterias infectan la vejiga en una infección del tracto urinario
Es posible que ya haya sufrido una infección del tracto urinario (UTI) dado que cerca del 50 % de las mujeres las padecen en algún momento de sus vidas. También es muy probable que, si la ha tenido una vez, la vuelva a tener. A continuación, le ofrecemos unos consejos sobre cómo puede detectar una infección e incluso prevenirla.

¿Qué es una infección del tracto urinario?

Una UTI se produce cuando las bacterias invaden el tracto urinario y causan una infección que es desagradable y dolorosa la vez, y para muchas personas un problema recurrente. Por lo general, las infecciones se producen a causa de nuestras propias bacterias que terminan en sitios donde no deberían estar. El tipo más común es la E. coli, que normalmente vive en el intestino. La Staphylococcus saprophyticus es otro tipo de bacteria que suele estar muy relacionada con las infecciones urinarias en mujeres jóvenes. Sin embargo, en ocasiones las infecciones urinarias pueden deberse a otras bacterias.

Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir una infección urinaria y el motivo tiene que ver con la anatomía femenina. La uretra de la mujer es más corta que la de un hombre y está más cerca del ano, lugar desde el cual las bacterias pueden invadir el tracto urinario.

Además, los niveles de estrógeno disminuyen con la edad en las mujeres. Esto puede provocar que las paredes del tracto urinario se vuelvan más finas y secas. La membrana mucosa protectora, o mucosa, pierde acidez, reduciendo así su capacidad para combatir las infecciones. De ahí que se recomiende un tratamiento hormonal con estrógeno para prevenir las UTI.

¿Cuáles son los síntomas de una infección del tracto urinario?

  • Sensación de dolor o escozor al orinar
  • Necesidad constante de ir al baño, así como micción frecuente
  • Pequeñas cantidades de orina en cada micción
  • Rastros de sangre en la orina
  • Orina de olor fuerte, oscura o turbia
  • Sensación de frío, pero normalmente sin presencia de fiebre
  • Incontinencia urinaria repentina

De una UTI inferior a una UTI superior

Cuando una infección afecta a la uretra y la vejiga, se denomina UTI inferior. Si las bacterias se propagan hasta los uréteres y los riñones, producen una UTI superior. Si sucede esto, los síntomas empeorarán considerablemente, con dolor de espalda, náuseas y fiebre, por ejemplo. Estas infecciones pueden ser muy graves dado que pueden dañar los riñones y producir insuficiencia renal si no se recibe tratamiento. En última instancia, puede desembocar en urosepsis, una infección del torrente sanguíneo que requiere cuidados intensivos.


¿Cómo se puede curar una infección urinaria?

La mayoría de las infecciones se pueden tratar eficazmente con antibióticos. Suele ser necesario realizar una prueba de cultivo de orina para identificar qué bacterias han causado la infección y determinar qué antibiótico será el más efectivo. En mujeres sanas, las infecciones suaves pueden curarse de forma espontánea, pero si los síntomas de la UTI son graves debe acudir al médico.

¿Cómo se pueden aliviar los síntomas de una UTI?

  • Hidrátese para eliminar las bacterias de la vejiga
  • Los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE*) pueden aliviar el dolor y reducir la fiebre y la inflamación
  • También puede colocar una almohadilla térmica en la parte inferior de la espalda o el estómago para mitigar el dolor

Cómo prevenir la infección antes de que aparezca

El método más importante de prevención es mantener la zona genital limpia y sana para que pueda protegerse frente a infecciones. Estar bien hidratado también eliminará las bacterias. Por último, procure vaciar la vejiga por completo ya que las bacterias proliferan y se multiplican en la orina residual.

Hay muchos consejos que circulan por ahí sobre cómo prevenir las UTI que no están respaldados por la ciencia, al menos por ahora. Aunque no pasa nada por probarlos para ver si son de ayuda. A continuación, ofrecemos una serie de consejos prácticos que pueden prevenir una UTI y que han sido, en cierta medida, demostrados científicamente.

Consejos para prevenir las UTI:

  • Al ir al baño, es aconsejable limpiarse desde delante hacia atrás.
  • Procurar no lavarse en exceso ni usar jabones fuertes en la zona genital ya que pueden producir un desequilibrio y causar irritaciones.
  • Utilizar la crema limpiadora 3 en 1 TENA Wash Cream en la zona íntima y la crema protectora de TENA.
  • Al cambiar los productos de higiene, procurar secar bien la piel ya que las bacterias proliferan en zonas húmedas.
  • Utilizar productos para la incontinencia transpirables TENA de gran calidad que son seguros y suaves para la piel.
  • Se recomienda orinar después de tener relaciones sexuales.
  • Recibir la cantidad necesaria de vitamina D tiene un efecto positivo en el sistema inmunológico.
  • En el caso de UTI recurrentes, es mejor ducharse que bañarse.
  • Puede aplicarse estrógeno vaginal en la zona, incluso en mujeres premenopáusicas.
  • Evitar condones con espermicidas ya que pueden aumentar el riesgo de infección.

En caso de que tenga dificultades para vaciar la vejiga por completo, puede probar a hacer lo siguiente:

  • Cuando vaya al baño, adopte una postura que relaje el suelo pélvico, con una leve inclinación hacia delante, las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo o en un reposapiés.
  • Una vez que haya terminado de orinar, póngase de pie y vuelva a sentarse repetidas veces. Puede servir para vaciar la orina que había quedado retenida la primera vez.

 

*Los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) son un tipo de medicación analgésica que reduce dolor, la fiebre y la inflamación.