Nicturia y pérdidas de orina durante la noche

Las ganas de orinar por la noche es algo que nos ha pasado a casi todos, sobre todo a medida que pasan los años, durante el embarazo o si tomamos líquidos justo antes de irnos a dormir.  Para algunas personas, la urgencia de vaciar la vejiga también puede provocar pérdidas nocturnas.
Mujer durmiendo plácidamente de noche

Las visitas frecuentes al baño por la noche (nicturia) pueden deberse a diferentes motivos y se pueden evitar adoptando una serie de medidas. Por ejemplo, se pueden modificar las rutinas diarias para mejorar el sueño y hacer cambios en el tipo de líquidos que se beben y las horas en las que se ingieren. Más adelante, encontrarás más información sobre este tema y te daremos algunos consejos sobre lo que puedes hacer para evitar las interrupciones del sueño.


¿Cuáles son las causas de las pérdidas de orina durante la noche?

Cuando envejecemos, nuestros cuerpos experimentan cambios y es lógico que necesitemos ir al baño con más frecuencia que antes. Se puede decir que ir al baño una o dos veces durante la noche es algo normal. Esto se debe a diferentes motivos. La vejiga de una persona joven puede retener hasta medio litro de orina, pero con la edad suele reducirse a casi la mitad dado que los músculos de la vejiga se vuelven menos elásticos. Otro de los motivos que provocan una mayor urgencia de orinar cuando envejecemos es que tenemos menos capacidad para concentrar la orina. La cantidad total de orina que se produce durante el día y la noche básicamente es la misma, pero suele aumentar por las noches.

Además, cierto tipo de comportamientos relacionados con el estilo de vida pueden afectar a la frecuencia de micción, como la ingesta de grandes cantidades de líquido. Consumir cafeína y alcohol después de cenar también puede provocar la necesidad de orinar durante la noche.


Afecciones médicas relacionadas con la nicturia

Existen determinadas afecciones médicas y medicamentos que pueden provocar y aumentar la micción durante la noche. Ponte en contacto con tu médico si sospechas que las micciones nocturnas se deben a un tema de salud o a la medicación que estás tomando. A veces, se pueden reducir los efectos secundarios con tan solo cambiar la hora a la que tomas la medicación.

Medicamentos y diagnósticos relacionados con la nicturia:

  • Trastornos cardíacos y renales
  • Diabetes
  • Medicamentos diuréticos
  • Incontinencia urinaria de urgencia

El insomnio puede causar nicturia y pérdidas de orina durante la noche

Normalmente, producimos más orina cuando estamos despiertos, lo que significa que aquellas personas que padecen una enfermedad que les mantiene en vela necesitan ir al baño con más frecuencia durante la noche. Ciertas enfermedades crónicas, tales como el síndrome de piernas inquietas y la apnea del sueño, así como la enfermedad de Alzheimer y Parkinson, pueden causar insomnio. Además, muchas enfermedades crónicas provocan malestar o dolor, por lo que tratar cualquier trastorno médico subyacente y gestionar adecuadamente el dolor hará que duermas mejor y reducirá la producción de orina durante la noche.


¿Qué puedo hacer para ir menos al baño por las noches?

Reducir el número de veces que tienes que ir al baño puede mejorar tu bienestar general y ayudarte a descansar bien por la noche.

Estos consejos te ayudarán:

  • No bebas café, té ni alcohol antes de irte a dormir
  • Ve al baño antes de acostarte
  • Procura reducir tu ingesta de líquidos dos horas antes de irte a dormir
  • Si tienes las piernas hinchadas, prueba a ponerlas en alto por las tardes y a usar medias de compresión para reducir las micciones nocturnas, ya que ayuda al cuerpo a eliminar la retención de líquidos en las piernas
  • Despertarse en mitad de la noche puede provocar la necesidad de ir al baño. Si sufres insomnio o molestias durante la noche por diferentes motivos, solucionar estos problemas puede ayudarte a reducir la nicturia
  • Utiliza una compresa para la incontinencia nocturna si sufres fugas durante la noche