Parece que estás en <country>

Visita el sitio de TENA España para más información.

¿Qué indica una orina de olor fuerte?

Woman and pharmacist by shelf discussing TENA

El olor de la orina fresca suele ser bastante neutral si se bebe lo suficiente (por lo general, entre un litro y medio y dos litros al día) y se vacía la vejiga a intervalos regulares. Pero, en ocasiones, incluso si la orina es fresca, puede tener un olor fuerte y esto se debe a varios factores.


Los olores diferentes de la orina

En el pasado, la orina se utilizaba para diagnosticar enfermedades y aportar pistas para determinar si algo no funcionaba bien en el organismo. Hoy en día, junto con el color y los síntomas, el olor de la orina puede indicar un estado de salud óptimo o enfermedad. El olor se puede describir de muchas formas diferentes; por ejemplo, si tiene un olor dulce, o si huele a pescado, amoníaco o alcohol.

¿Qué hace que la orina tenga un olor fuerte o raro?

Existen varios motivos por los que la orina puede adquirir un olor desagradable o más intenso. A continuación, ofrecemos algunos ejemplos de las causas por las que la orina puede oler fuerte.

La alimentación y los medicamentos pueden influir en cómo huele la orina

El olor de la orina está estrechamente ligado a lo que comemos. Los alimentos picantes pueden hacer que huela más fuerte, mientras que los espárragos, el café y el ajo, por ejemplo, le dan un olor más característico. Medicamentos como la penicilina también pueden influir en el olor de la orina, aunque nada de esto resulta perjudicial. El olor de la orina desaparece cuando el alimento o el medicamento en cuestión se elimina del cuerpo. 

La deshidratación puede provocar un olor fuerte de la orina

Cuando no se bebe suficiente agua la orina se concentra más, lo cual se refleja en su color y olor. Si la orina tiene un color oscuro y huele fuerte, puede ser un síntoma de deshidratación. 
La orina muy concentrada, a causa de una ingesta de líquidos insuficiente, suele tener un olor fuerte.  La concentración de la orina también irrita el revestimiento de la vejiga. Esto puede provocar síntomas de urgencia, que se caracterizan por una necesidad frecuente de ir al baño. 
 
Los factores que pueden provocar deshidratación incluyen fiebre, problemas renales, diarrea o vómitos. La deshidratación puede afectar a todo el mundo, pero algunas personas son más propensas, como, por ejemplo, niños pequeños, personas mayores o personas con una enfermedad crónica. Si crees que tú, u otras personas, estáis deshidratados es importante que actúes. Asegúrate siempre de que tanto tú, como aquellos de los que cuidas, bebáis lo suficiente. 
 
Una orina oscura y turbia que huele fuerte puede confundirse con síntomas de una infección del tracto urinario, o la denominada bacteriuria asintomática (véase a continuación).

Bacterias en la orina

Estudios científicos recientes han revelado que el tracto urinario tiene su propia microflora. Esto quiere decir que la mayoría de las personas tienen pequeñas cantidades de bacterias en la orina. Sin embargo, es algo normal y no causa ninguna molestia. Se sigue investigando para averiguar de qué está compuesta esta flora, si es estable o no y si puede ayudar a prevenir infecciones provocadas por otras bacterias no deseadas.

Si la orina huele, puede que haya una infección del tracto urinario

A veces, bacterias no deseadas pueden penetrar el tracto urinario y causar una infección: infección del tracto urinario o cistitis. Suele estar causada por la bacteria Escherichia coli, que está presente de forma natural en el intestino, y que a veces penetra en la uretra y llega hasta el tracto urinario. En las mujeres, las infecciones urinarias suelen ser más frecuentes porque la uretra es más corta y está más cerca del ano. Además de las bacterias, los virus o los hongos pueden desencadenar una infección. Las bacterias invasoras prosperan en la orina y se multiplican rápidamente causando una infección, lo cual puede provocar un olor desagradable. 
 
Entre los síntomas de una infección del tracto urinario o cistitis se incluyen:
 
  • sensación de dolor o escozor al orinar
  • micciones más frecuentes y urgentes
  • rastros de sangre en la orina
  • orina oscura, turbia o de olor fuerte
Más información sobre las infecciones del tracto urinario aquí

Olor en la orina a causa de la bacteriuria asintomática

También es posible que un elevado número de bacterias se reproduzcan en el tracto urinario. Las bacterias suelen ser de diferentes tipos y no son especialmente dañinas. Esto quiere decir que pueden estar presentes sin causar ningún problema, aparte de provocar que la orina tenga un olor desagradable. Esta afección recibe el nombre de bacteriuria asintomática o bacterias “beneficiosas”. Este tipo de bacterias son más habituales en las personas mayores, en las mujeres y en las personas que sufren diabetes o llevan sonda. Esta afección no suele tratarse con antibióticos porque, si se altera el equilibrio de la flora, puede que el tratamiento con antibióticos permita la propagación de otras bacterias que son más difíciles de tratar. 

Diabetes y el olor de la orina

Cuando las personas tienen diabetes y un alto nivel de glucosa en sangre, los riñones eliminan el exceso de azúcar a través de la orina, y por eso tiene ese olor dulce. Otros síntomas de un alto nivel de azúcar en sangre es tener mucha sed y ganas frecuentes de orinar. Consulta a tu médico si tienes síntomas de hiperglucemia.

Orina de olor fuerte: Cuándo ir al médico

Si la orina huele mal, no significa necesariamente que algo no va bien. No obstante, deben analizarse las causas si este olor perdura en el tiempo, no tiene que ver con ciertos alimentos o medicamentos y te preocupan los síntomas. Si el color de la orina ha cambiado, sientes dolor al orinar y hay sangre en la orina, es necesario realizar un diagnóstico más exhaustivo. Si te preocupa, acude a tu médico.
 
Si los genitales despiden un olor desagradable, puede que se deba, por ejemplo, a un desequilibrio bacteriano, que puede estar provocado por una higiene excesiva, el tratamiento con antibióticos o el uso de jabones fuertes.
 
Una piel sana es más resistente a las infecciones. Por eso es fundamental garantizar la limpieza y salud de la zona genital para mantener o mejorar la capacidad de la piel de protegerse frente a las infecciones. Los olores desagradables no solo se evitan pensando en cómo prevenir una infección del tracto urinario, sino también aplicando una buena rutina de cuidado de la piel, por ejemplo con el uso de productos específicos para el cuidado íntimo que mantengan la piel en buen estado. 
 
Para reducir el riesgo de infección, es importante:
 
  • Prestar especial atención si existe un historial previo de infecciones del tracto urinario o si se considera que una persona está en riesgo.
  • Beber suficiente cantidad de líquido para estar siempre hidratado 
  • Procurar evitar la exposición prolongada de la piel a la orina (por ej., productos para la incontinencia empapados en orina)
  • Utilizar productos con materiales que mantienen la piel seca (es decir, absorben la orina en el núcleo del producto para alejarla de la piel).
  • Aplicar rutinas para ir al baño que faciliten el vaciado intestinal y de la vejiga completo dado que la orina residual puede suponer un riesgo de infección del tracto urinario. 
  • Limpiarse desde delante hacia atrás después de defecar para evitar la transferencia de bacterias intestinales al tracto urinario.
  • Retirar inmediatamente los productos manchados con heces, de delante hacia atrás. 
  • Procurar no usar jabones fuertes en zonas sensibles alrededor de los genitales, ya que pueden producir un desequilibrio e irritaciones. Utilizar siempre productos de higiene y para el cuidado de la piel con un pH bajo (entre 4,0 y 6,0). Esto es especialmente importante en el caso de pieles sensibles o de personas mayores. 
  • Utilizar TENA ProSkin Crema limpiadora o manoplas húmedas para pieles delicadas, y la crema protectora de TENA para ofrecer mayor protección. 
  • Secar la piel suavemente después de limpiarla y antes de poner un nuevo producto para la incontinencia dado que las bacterias proliferan en zonas húmedas. Airear, si es posible.

El olor de la orina puede proporcionar información importante

En resumen: Cuando el olor de la orina cambia, puede ser una señal importante de muchas cosas. La causa puede ser insignificante, como haber consumido una gran porción de espárragos durante el almuerzo, pero también puede ser síntoma de deshidratación o infección que provoca que la orina tenga un olor poco habitual. Tener un buen olfato y estar atento a otros síntomas puede aportar pistas valiosas y, de ser necesario, hacer que se solicite un diagnóstico médico. TENA también dispone de muchos productos para la incontinencia que pueden ser útiles para mantener la piel seca y evitar el olor de la orina, así como productos para la higiene que limpian, hidratan y protegen la delicada piel de la región perineal. 

Revisado por Josefine Grandin, uroterapeuta y enfermera de distrito, 15/10/2019

<< Volver a los artículos