Apúntate al consumo responsable: 10 consejos para compras sostenibles

La solución para muchos problemas medioambientales está en ti, en los pequeños gestos y decisiones que tomas la hora de consumir. Convierte estos trucos en hábitos y colabora un planeta más limpio.

consumo sostenible.jpg

¿Eres un consumidor crítico y concienciado con tus necesidades propias y el planeta? ¿Crees en la sostenibilidad? ¿Solo buscas lo mejor entre las cosas que precisas para hacer de tu vida un lugar más apacible? Aquí te ofrecemos algunas claves y trucos para comprar mejor.

1. Consume menos, racionaliza tus compras

De acuerdo, es muy tentador tener una compra a un solo clic. Y más cuando ésta se presenta tan suculenta, tan llena de estímulos, con esa oferta que tu cerebro cree que no puedes rechazar. ¿Pero de verdad lo necesitas? 

Piensa que realmente existe una jerarquía del consumo: reducir compras, reutilizar, reciclar. Al final, lo que no compras es lo más sostenible de todo.

2. Compra con garantías

Suena tópico aquello de que lo barato es dos veces caro, pero muchas veces el tópico esconde la mayor de las verdades. Buscar solo lo mejor es ahorrarse muchos berrinches y nuevas compras. 

Por ejemplo, usar los productos TENA Men te hace ahorrar en otros inútiles trucos caseros o en productos menos efectivos, y que por tanto deberías reponer mucho antes. Es decir, con TENA Men gastarás menos. Y solo por eso, es más sostenible

3. Vigila lo que compras para comer

Sí, el consumo responsable y sostenible también tiene que ver con la alimentación. No es solo una mejora de la calidad de vida, algo en lo que urge pensar especialmente a partir de los 50 años, sino que nos hace más sostenibles y racionales.

Piensa que más del 30 por ciento del suministro de alimentos se desperdicia, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Así que compra solo lo que vayas a comer y ya estarás reduciendo las emisiones de carbono. Y, obviamente, menos desperdicio de alimentos significa menos dinero tirado.

Por cierto, que una dieta rica en verduras no solo es más sostenible, sino que ayuda a mantener sano el corazón o a mitigar los efectos de la incontinencia, entro otros beneficios.

4. Compra producto de proximidad

Seguro que has oído hablar de los productos kilometro cero. La característica principal de estos es la distancia que hay desde su lugar de producción o recolección hasta el punto de venta, por lo que los niveles de contaminación relacionados del transporte son muy bajos

Estos productos además de tener un recorrido menor a 100 kilómetro de distancia hasta su punto de venta, tienen que cumplir una serie de medidas de protección medioambientales, como no utilizar productos químicos o artificiales. Cuida el planeta y de tu entorno  cuidándote a ti.

5. Compras grandes cantidades de imperecederos

Piénsalo bien: comprar cosas a granel va a reducir el consumo de materiales utilizados para envasar o consumir. Si tienes espacio para almacenar y eres previsor, ni lo dudes.

6. Repara lo que ya tienes

¿Por qué cambiar de ordenador o teléfono cuando todavía funcionan? Igual todo lo que necesitas es una limpieza a fondo que te recupere el sistema. Y eso, lo mires por donde lo mires, es más sostenible, barato y sensato que invertir en otro producto nuevo.

Piensa bien esto antes de comprar: ¿Lo necesito o simplemente lo deseo? 

7. Lee las etiquetas

Cada vez son más las tiendas que ofrecen información online de sus productos, ya sea ropa, alimentos o empapadores. Lee las etiquetas, mira la composición, su lugar de procedencia, observa su caducidad, evalúa las críticas… Todo cuenta.

8. Vive de forma sostenible

Una forma de involucrar a los tuyos (y también a ti mismo) en el consumo crítico, sostenible y responsable es vivir de esa misma manera. Fomenta entre los tuyos ese estilo de vida, permanece atento a las noticias que salgan y comentadlas en familia.

9. Experimenta el valor de la fidelidad

Si das con el producto que es bueno, rentable, sostenible y saludable, ¿por qué cambiar? No tiene sentido. No hay nada mejor que experimentar el valor de marca y fidelidad. Nunca está de más comparar. Y cuando consigas la satisfacción, quédate con ella para siempre.

10. Sé consciente: la sostenibilidad es salud

No es solo cuestión de ahorro y concienciación sobre el planeta, algo de por sí maravilloso, sino que ser sostenible también es tener salud. Eliminar productos químicos de nuestra cesta de la compra o comprar productos más naturales repercuten directamente en nuestra salud.

Siempre que te esfuerzas por el consumo sostenible y racional estarás sumando para el cambio mientras tu entorno se llena de hábitos de vida más saludables.

Artículos relacionados

Antioxidantes: por qué y cómo introducirlos en tu dieta

Mejoran la salud sexual, retrasan el envejecimiento y refuerzan nuestras defensas. Si además te decimos que suelen ser alimentos con mucho sabor y, en muchos casos, refrescantes, ahí tienes la clave: Antioxidantes. Te lo contamos todo sobre ellos.

Di adiós a la grasa abdominal con estos consejos (¡sin abdominales!)

Vamos a proponerte una serie de pautas muy efectivas para perder el famoso “flotador”... pero eso no significa que sean trucos mágicos. Si quieres que funcionen, has de ser constante. Ten en cuenta que no solo hablamos de lucir cuerpazo este verano; también mejorará tu salud. Eso sí: te prometemos que no harás abdominales.