Parece que estás en <country>

Visita el sitio de TENA España para más información.

Comprender la incontinencia urinaria en adultos


La incontinencia urinaria es un término que incluye todas las pérdidas involuntarias de orina. Existen diferentes tipos, tales como la incontinencia urinaria de esfuerzo, mixta y de urgencia, entre otras.

Pareja mayor sentados en el sofá


No todos los tipos de incontinencia son iguales, y existen factores que diferencian las causas de la incontinencia en hombres, mujeres, personas mayores y niños. El alcance de las pérdidas de orina involuntarias también varía. Un médico puede hacer un diagnóstico más acertado en función del tipo de incontinencia, la frecuencia y la gravedad. Consulta a tu médico si sufres pérdidas de orina o si presentas una “vejiga débil” u otros problemas relacionados con la vejiga.


Tipos diferentes de incontinencia en adultos

La incontinencia urinaria de esfuerzo hace referencia a las pérdidas de orina que se producen cuando se hace un esfuerzo como, por ejemplo, al toser, estornudar o reír. Es el tipo más frecuente en las mujeres, pero de escasa incidencia en los hombres.
 
La incontinencia urinaria de urgencia se produce cuando se siente una necesidad imperiosa de orinar. El volumen de las pérdidas varía, desde pequeños goteos hasta vaciar la vejiga por completo. Este tipo de incontinencia se debe también a causas diferentes como, por ejemplo, una próstata agrandada, infecciones del tracto urinario o, simplemente, si se bebe mucho líquido. Por tanto, es importante recibir un diagnóstico correcto para aplicar el tratamiento adecuado.
 
La incontinencia urinaria mixta es una combinación de la incontinencia urinaria de esfuerzo y la incontinencia urinaria de urgencia. Esto quiere decir que se pueden tener pérdidas tanto por urgencia como por realizar un esfuerzo.
 
La incontinencia urinaria por rebosamiento se produce cuando la vejiga no puede vaciarse por completo y se llena paulatinamente con orina residual. La causa más frecuente de este tipo de incontinencia es una obstrucción de la uretra, por ejemplo, debido al aumento de tamaño de la próstata. Otra posible causa es la incapacidad de contracción del músculo de la vejiga para vaciarse, factor que puede estar relacionado con la neuropatía diabética. 
 
El desorden neurológico de la vejiga está causado por daños cerebrales, neurológicos o en la médula espinal. El desorden neurológico de la vejiga puede afectar a pacientes que han sufrido daños a causa de traumatismos, ictus, esclerosis múltiple y enfermedad de Parkinson. 
 
El goteo posmiccional es la pérdida involuntaria de orina inmediatamente después de orinar. Se produce porque sigue quedando orina en la uretra. Es un problema más habitual en los hombres y, en ocasiones, puede evitarse presionando el perineo hacia adelante para evacuar la orina restante. También puede afectar a las mujeres que tienen un soporte muscular deficiente de la uretra.
 
La incontinencia urinaria funcional implica la imposibilidad de llegar al baño a tiempo por problemas de movilidad. Los problemas de visión, las funciones cognitivas mermadas y la movilidad reducida pueden causar la incontinencia urinaria funcional.