¿Con qué frecuencia debe cambiarse la compresa?

Disponer de los productos adecuados puede marcar una gran diferencia cuando tienes , y garantizar que dichos productos se utilicen correctamente es igual de importante. Las compresas TENA ofrecen máxima protección frente a los escapes y el olor, pero si no sabes con qué frecuencia es necesario cambiarlas, cómo tratar las irritaciones cutáneas o cuántas veces hay que cambiar la compresa por la noche, en el siguiente apartado encontrarás respuestas claras a todas tus inquietudes.

¿Cuántas veces hay que cambiar la compresa?

Por norma general, es necesario cambiar la compresa entre tres y cinco veces al día. Sin embargo, esta frecuencia puede variar según la persona y depende de varios factores, tales como en qué estado se encuentra la piel, la cantidad de pérdidas que se experimenta y el tipo del producto utilizado. Lo más importante es cambiar siempre los productos para la antes de que superen su capacidad de absorción. De este modo, no solo se impiden las fugas accidentales, sino que también ayuda a evitar problemas de higiene en la piel que pueden provocar malos olores, dermatitis e infecciones incómodas.

Además, es importante asegurarse de que la compresa se adapte a las necesidades de cada persona. Comprueba que eliges la talla, el nivel de absorción y el tipo de compresa correctos, y que se adapta al cuerpo de forma cómoda y segura, sobre todo en la zona de la ingle.  TENA ofrece una amplia gama de compresas diseñadas para diferentes necesidades, estilos de vida y niveles de absorción.

TENA-Article-How-often-change-pad-TENA-Discreet-pads-TENA-Level-1-shields-500x500.png

Protectores para hombres y compresas para mujeres de TENA

Disfruta de una sensación de frescura y seguridad, de día y de noche. Diseñados para ofrecer un ajuste cómodo y seguro, con una protección increíble.

¿Por qué algunas personas cambian la compresa cuando sigue seca?

El cuerpo y la piel de cada persona son diferentes. Todos los productos para la TENA son suaves y absorbentes y tienen control del olor, pero aun así algunos usuarios prefieren cambiar la compresa o el protector con más frecuencia, sobre todo los que llevan un estilo de vida activo. Aunque no se haya producido una pérdida importante, cambiar la compresa con regularidad puede aumentar la sensación de comodidad. Elige lo que te haga sentir mejor. Y, cuando cambies el protector, acuérdate de utilizar buenos productos como las toallitas húmedas TENA Wet Wipe o la crema de lavado para mantener la piel sensible de la región perineal limpia y protegida.

¿Cómo se trata la irritación cutánea?

La exposición prolongada a la humedad puede provocar irritaciones y el agrietamiento de la piel. Por eso es importante cambiar con frecuencia la compresa para la antes de que esté demasiado empapada: cuanta mayor sequedad, mejor. 
 
Si la piel se irrita, es necesario aplicar el tratamiento adecuado. En primer lugar, lava con cuidado la piel, con los productos apropiados, y después sécala con una toalla. Cuando dicha zona esté limpia y seca, aplica una crema protectora para ayudar a curar y calmar la piel. Si la irritación no desaparece, consulta a un profesional sanitario. 

¿Y qué ocurre con el cambio de compresa por la noche?

Las noches son otra historia. Dormir bien por la noche es muy importante para la salud, por eso el producto para la debería ser una ayuda, no un problema. 
 
Para descansar mejor por las noches, prueba a usar compresas nocturnas. Las compresas nocturnas femeninas TENA, como TENA Discreet Normal Night, ofrecen protección especial en posición tumbada, con una forma y longitud concretas que ayudan a atrapar mejor el líquido cuando la usuaria está acostada. También son más absorbentes en general, para que puedas seguir durmiendo sin interrupciones y despertarte descansada. Cuando te levantes, tan solo tienes que desechar la compresa. 
 
Para los hombres, también es importante la absorción durante la noche. Por ejemplo, TENA Men protector absorbente Level 3, con su zona de absorción segura con doble núcleo, te ayuda a mantenerte seco, seguro y en control tanto de día como de noche.

No estás solo.

Si bien la en sus diferentes formas es una afección muy común, el estigma social que sigue habiendo en torno a ella puede pasar factura a nivel emocional. En TENA nos esforzamos para combatir estas percepciones negativas y mejorar la concienciación y la aceptación. 
 
Si tienes incontinencia, y todavía no has ido a ver a tu médico, recuerda que pedir ayuda es un signo de fortaleza, no de debilidad. Sincerarse con un amigo o un ser querido, aunque al principio pueda imponer un poco, también puede ser un gran alivio. Por último, el uso de productos adecuados hará que te sientas preparado para afrontar tus retos diarios sin tener que preocuparte por las pérdidas de orina.
 
Y, en lo referente a la frecuencia de cambio de las compresas para la incontinencia, recuerda que siempre deben cambiarse antes de que estén demasiado empapadas, y mantener la zona íntima seca, limpia y protegida para respetar la salud natural de la piel. 

Creemos que los siguientes artículos pueden servirte de ayuda: