Prolapso e incontinencia

Si tienes una sensación de urgencia en la vejiga, o dificultades para vaciarla, o si notas la presencia de tejido protuberante en la vagina (lo que muchas mujeres describen como una bola), puede que sufras prolapso de un órgano pélvico. Si es así, no estás sola.
 
El prolapso, con o sin síntomas aparentes, es más frecuente de lo que piensas. En este artículo, nos centraremos en los tipos de prolapso que pueden causar problemas de pérdidas de orina. Estos son algunos datos que debes conocer. 

¿Qué es el prolapso de un órgano pélvico?

La pelvis se sitúa por debajo del ombligo y entre las caderas. En ella se alojan varios órganos, como la vejiga, el cérvix, los intestinos, el recto, la uretra, el útero y la vagina. El prolapso puede afectar a cualquier órgano de la pelvis, y se produce cuando los músculos pélvicos se debilitan hasta tal punto que ya no pueden soportar dicho órgano, y desciende por la vagina. Esto da lugar al síntoma de tejido protuberante en la zona genital.
 
La probabilidad de sufrir un prolapso aumenta con la edad. Una causa conocida de prolapso es el parto, y cuantas más veces se haya dado a luz, mayor es el riesgo. El sobreesfuerzo derivado del levantamiento continuado de objetos pesados también puede aumentar el riesgo de prolapso, al igual que enfermedades de larga duración que provoquen tos o

Síntomas

Los síntomas del prolapso varían en función del tipo y la gravedad, y pueden aparecer de forma gradual o repentina. El tejido que sobresale de la vagina, que puede estar sensible al tacto o sangrar, es el síntoma más específico del prolapso. A continuación, se incluyen ejemplos de diferentes tipos de prolapso y los síntomas que provocan en la vejiga y el intestino.
 
Rectocele:
Prolapso que afecta al intestino, en el que la pared del tejido que separa el recto de la vagina se debilita y se produce una distensión del recto, que sobresale dentro del canal vaginal. Síntomas frecuentes:
  • Sensación de evacuación incompleta
  • Sensación de presión en la pelvis
  • Sentir una masa que sobresale dentro de la vagina
 
En muchos casos, la “evacuación digital”, presionar manualmente el perineo (la zona entre la vagina y el recto) o en la pared posterior de la vagina, puede ayudar al movimiento intestinal.
 
Cistocele:
El prolapso anterior, o cistocele, se produce cuando la vejiga cae y se introduce en el espacio vaginal. Síntomas frecuentes:
  • Dificultades para vaciar completamente la vejiga al orinar
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Sentir una masa que sobresale dentro de la vagina
 
Dado que el prolapso de vejiga comprime la uretra, puede provocar dificultades para vaciar la vejiga y una sensación de urgencia en la vejiga. Otra consecuencia del vaciado incompleto de la vejiga son las infecciones del tracto urinario. Por lo general, los síntomas no son tan graves por la mañana, después de que el cuerpo haya estado en posición horizontal durante la noche. Pero los síntomas reaparecen al volver a ejercer presión sobre el suelo pélvico durante las actividades diarias.
 
Los síntomas también pueden variar de una persona a otra. Consulta siempre a un profesional médico si tienes una sensación de urgencia en la vejiga, sangras sin motivo o notas que sobresale algo de la vagina. Si tienes dificultades para vaciar la vejiga y sientes la necesidad de orinar, pero no puedes, busca ayuda urgentemente.   

Tratamiento del prolapso de un órgano pélvico

Ante todo, es necesario que un médico lleve a cabo una exploración física y realice las pruebas pertinentes, con una definición clara de los síntomas, para diagnosticar adecuadamente el tipo de prolapso del órgano pélvico. Tras el diagnóstico, el médico podrá decidir el tratamiento apropiado.
 
Un prolapso de vejiga leve que no produce dolor ni molestias puede que no requiera ningún tratamiento médico concreto, aparte de evitar levantar cosas pesadas o hacer esfuerzos, además de garantizar un alto consumo de fibra y líquidos para evitar el . Puede que tu médico también te recomiende ejercicios para el prolapso (ejercicios del suelo pélvico o de Kegel), que ayudan a fortalecer los y se recomiendan como medida preventiva a todas las mujeres independientemente de si sufren síntomas relacionados con un prolapso.
 
Para casos más graves, puede que sea necesario aplicar un tratamiento profesional, basado en métodos quirúrgicos o no quirúrgicos (como el uso de un pesario o la terapia de sustitución de estrógenos). Más información detallada sobre estos tratamientos aquí

Prolapso e incontinencia

Una de las complicaciones más habituales relacionadas con el prolapso es la . Esto puede deberse al debilitamiento de los , que ayudan a controlar la y sirven de soporte para evitar el prolapso de los órganos. Si el prolapso afecta también al intestino, puede causar dificultades en las deposiciones, o pérdidas fecales. A continuación, figuran algunos problemas urinarios e intestinales derivados del prolapso.
 
  • La incontinencia de esfuerzo provoca pérdidas de orina involuntarias al estornudar, reírse o hacer un esfuerzo (por ej., levantar pesos).
  • La incontinencia urinaria de urgencia hace referencia a una necesidad repentina e intensa de orinar, seguida de pérdidas involuntarias.
  • Una infección del tracto urinario se produce cuando las bacterias infectan el tracto urinario, provocando síntomas como incontinencia, micciones dolorosas, rastros de sangre en la orina, etc.
  • La incontinencia intestinal se debe a la incapacidad de controlar los movimientos intestinales, lo cual provoca pérdidas fecales. Si está relacionada con el tipo de prolapso rectocele, su principal causa es el estreñimiento y la dificultad para evacuar el intestino.
  • El prolapso rectal se produce cuando el intestino sobresale por el recto y provoca incontinencia fecal (más habitual entre personas mayores).
 
Obtén más información y pide una muestra gratuita de nuestros productos para la incontinencia femenina aquí