Incontinencia y ejercicio: 6 consejos

La puede afectar a la vida diaria, como a la hora de hacer ejercicio. Mujeres de todas las edades pueden experimentar pérdidas de orina en cualquier lugar y en cualquier momento, ya sea en una clase de yoga, levantando pesas en el gimnasio o simplemente al salir a correr. Pero eso no tiene por qué impedirles hacer el ejercicio que necesitan.  

¿Por qué tengo pérdidas de orina cuando hago ejercicio?

La urinaria de esfuerzo es la principal causa de incontinencia al correr o hacer ejercicio. Las pérdidas de orina también pueden producirse al reír, estornudar o simplemente al estar de pie: básicamente, cualquier tipo de actividad que necesite un esfuerzo físico, aunque sea involuntario. Aunque puede pasarle a mujeres de cualquier edad, es más frecuente tras el parto. Aquí encontrarás consejos prácticos sobre cómo gestionar las pérdidas de orina durante el ejercicio, y seguir manteniendo tu ritmo de actividad. 
 
1. Fortalece tu suelo pélvico con los ejercicios de Kegel 
 
Los ejercicios de Kegel, o ejercicios para el suelo pélvico, son una de las formas más efectivas de mejorar y mantener la función intestinal y urinaria. El debilitamiento del suelo pélvico puede hacer que seas más propensa a sufrir cuando entrenas, pero con tan solo realizar los ejercicios de Kegel cinco minutos al día podrás reducir considerablemente las pérdidas de orina. Consulta aquí nuestra guía paso a paso. O, mejor aún, descarga nuestra aplicación para ejercitar el suelo pélvico.  
 
2. Vigila lo que bebes 
 
Aunque es importante mantener un buen nivel de hidratación, especialmente al hacer ejercicio, debes evitar bebidas con cafeína (por ej., el café, los refrescos, el té) antes de entrenar. La cafeína puede provocar una sensación de urgencia y que tengas que ir al baño con más frecuencia. 
 
3. Utiliza un pesario o un tampón 
 
El tampón actúa de soporte de la uretra, lo cual puede ayudar a prevenir las pérdidas ocasionadas por la incontinencia de esfuerzo. Un pesario, que suelen utilizar las mujeres con prolapso de órganos pélvicos para mantenerlos en su sitio, y en ciertos casos dispositivos intravaginales que ofrecen soporte a la uretra, también puede aliviar la incontinencia urinaria. 
 
4. Protégete con compresas o ropa interior para la incontinencia 
 
Si tienes pérdidas de orina, nuestra discreta gama de productos para la incontinencia te ofrecerá la mejor protección frente a las fugas y mal olor, para que puedas seguir dándolo todo en la cinta de correr. 
 
5. Entrena la vejiga 
 
Enséñale a tu vejiga quién manda y no salgas disparada al baño cada vez que tengas ganas de orinar. La vejiga se puede entrenar como cualquier otro músculo del cuerpo. Intenta espaciar las visitas al aseo y aumentar poco a poco el tiempo.  
 
6. Vacía la vejiga  
 
Si experimentas pérdidas de orina durante el ejercicio, acostúmbrate a vaciar la vejiga antes de entrenar. Optar por alimentos que el sistema digestivo tolere mejor también puede ayudarte a evitar momentos embarazosos con los gases, y sentirte menos hinchada antes de hacer ejercicio.  

Hagas lo que hagas, no dejes la actividad física.

Como puedes ver, existen muchas formas de gestionar las pérdidas mientras llevas un estilo de vida activo. Cambiar algunos de tus hábitos y usar nuestros productos protectores para la te ayudarán a conseguir la seguridad que necesitas para hacer lo que quieras y ser quien eres.