Menopausia y síntomas del tracto urinario

Envejecer tiene muchas ventajas. La experiencia vital que acumulas suele darte un buen sentido de la autoestima y de lo que es realmente importante en la vida. ¿Quizá ya tienes hijos mayores y tiempo para hacer todas las cosas que dejaste de lado durante los años con niños pequeños o la agitada etapa del comienzo de una carrera profesional? La no tiene por qué impedirte hacer lo que te gusta, pero hay un par de cosas que puede ser útil saber durante este nuevo periodo de la vida.
 
La mayoría de la gente ha oído hablar de los síntomas comunes de la menopausia, pero un tema del que se habla menos es cómo la menopausia puede afectar al tracto urinario. En este artículo vamos a repasar precisamente eso junto con un par de opciones de tratamiento que pueden ser útiles, y aliviar algunos de los cambios en su cuerpo.

Menopausia e incontinencia

La cantidad de estrógenos varía a lo largo de la vida, pero suelen observarse niveles bajos en las chicas jóvenes y en las mujeres que se acercan a la . El estrógeno afecta a muchos órganos y partes del cuerpo, como el cerebro, el esqueleto, el útero y la vagina. También podría ser una de las razones por las que muchas mujeres sufren durante este periodo de la vida. La ciencia no ha demostrado exactamente por qué se produce la incontinencia durante la menopausia, pero una suposición válida es que se debe a la disminución de los niveles de estrógeno, que puede afectar al tracto urinario y a los . La disminución de los niveles de estrógenos puede provocar los siguientes efectos:
 
  1. Pérdida del estado de los tejidos
    El tejido vaginal y del tracto urinario puede volverse más seco, más fino y menos elástico (los músculos del suelo pélvico degeneran cuando no son estimulados por los estrógenos). En general, las combinaciones de edad, parto, peso corporal y factores hormonales pueden provocar esta afección y aumentar el riesgo de problemas de incontinencia urinaria o sensación de urgencia. 

  2. Cambio en el pH-ambiente
    Las bacterias lactobacilos normalmente presentes en el tracto urinario crean un entorno de pH bajo que protege contra las infecciones. Con la edad, el nivel de bacterias lactobacilos disminuye y también la producción de mucosidad. Los niveles de pH pueden aumentar y la mucosa se vuelve más seca. Esto aumenta el riesgo de infección urinaria, ya que a las bacterias les resulta más fácil adherirse y prosperar. La infección (ITU) también es un riesgo de incontinencia urinaria.
 

Tratamiento con estrógenos

El tratamiento con estrógenos en forma de cremas y supositorios vaginales es una forma de controlar los síntomas, ya que estos tratamientos proporcionan un mayor aporte de sangre al tejido. Los estrógenos administrados localmente añaden humedad, haciendo que las mucosas de la vagina y del tracto urinario sean más gruesas, más ácidas y menos delicadas. Mejora la defensa de la mucosa frente a las infecciones, lo que también reduce el riesgo de irritación e infección urinaria. Por el contrario, los estrógenos administrados en forma de píldoras podrían empeorar la urinaria. 

Entrenamiento muscular del suelo pélvico

Dado que los son importantes para mejorar el control de la vejiga y los intestinos y evitar las pérdidas, es esencial mantener la fuerza de este grupo muscular. Añade los ejercicios de Kegel a tu rutina diaria. Unos minutos de entrenamiento del suelo pélvico al día pueden reducir el riesgo de pérdidas o incluso hacer que desaparezcan por completo.
 
Si cree que necesita más ayuda y apoyo con sus síntomas durante la , no dude en ponerse en contacto con un profesional. Puede obtener la ayuda adecuada.