Parece que estás en <country>

Visita el sitio de TENA España para más información.

Mitos y verdades sobre la andropausia


A veces se equipara a la menopausia femenina, pero este es solo uno de los falsos mitos asociados a la andropausia. ¿Qué es realidad y qué es ficción cuando hablamos de este síndrome?

andropausia





A veces se equipara a la menopausia femenina, pero este es solo uno de los falsos mitos asociados a la andropausia. ¿Qué es realidad y qué es ficción cuando hablamos de este síndrome?


El Síndrome de Deficiencia de Testosterona o andropausia (también conocida como hipogonadismo masculino tardío) comienza a manifestarse a partir de los 40-45 años. Los testículos reducen la producción de hormonas, pero este proceso es lento, muy paulatino, por lo que suele pasar inadvertido para muchos hombres.

El cuerpo lo acusa a través de una serie de síntomas, algunos más llamativos que otros, aunque no todos los varones los sufren (y tampoco se manifiestan con la misma intensidad). Entre ellos están:

-         Disminución del deseo sexual.

-         Cansancio.

-         Disfunción eréctil.

-         Reducción del tamaño de los testículos.

-         Pérdida de masa y fuerza muscular.

-         Depresión.

-         Alteraciones de la memoria y la concentración.

-         Anemia.

-         Aumento de la grasa en la zona abdominal.

-         Osteoporosis.

-         Insomnio.


Te puede interesar: ¿Cómo aumentar tu testosterona de forma natural?


Muchos hombres perciben estas señales y las asocian a cambios normales que ocurren con la edad, por lo que retrasan la primera consulta con un especialista. Pero, si tienes algunos de estos síntomas, solo él puede darte un diagnóstico adecuado y despejar tus dudas, ya que hay muchos mitos asociados a la andropausia. Aquí están los más comunes:

  • La andropausia no existe. Falso.
El síndrome puede ser leve en algunos casos, pero es real. Sin embargo, muchos hombres lo niegan por falta de información y, en ocasiones, por el componente despectivo con el que todavía se trata en algunos círculos.

  • El deseo sexual y las erecciones disminuyen. Verdadero.
Al bajar la cantidad de testosterona, la libido y el número de erecciones espontáneas (las que tienen lugar durante el sueño, por ejemplo), también se ven reducidas. En cualquier caso, se trata de un proceso lento; no ocurre de la noche a la mañana.
  • Todo hombre mayor de 40 años con disfunción sexual y decrecimiento del deseo padece andropausia. Falso. 

Antes de afirmar nada, un paciente con estos síntomas debe recibir una evaluación específica para determinar qué está causando estas afecciones.

  • Cualquier varón con disfunción sexual necesita testosterona. Falso. 

Al igual que en el caso anterior, primero ha de llevarse a cabo un diagnóstico, con el fin de establecer el tratamiento indicado. Después, el especialista dirá si las hormonas son adecuadas o no.

  • Existen factores que pueden acelerar la andropausia. Verdadero. 

A partir de los 30 años, el envejecimiento normal del hombre provoca una caída del 1% anual en los niveles de testosterona; este porcentaje aumenta gradualmente desde los 45 años. Sin embargo, aquellos hombres con factores de riesgo (diabetes, hipertensión, colesterol, obesidad…), probablemente notarán un descenso mayor y más abrupto en dichos niveles.

  • La alimentación ayuda a paliar los efectos de la andropausia. Verdadero. 

Seguir una dieta sana y llevar un estilo de vida saludable sirve para mantener la energía, la masa muscular y la fuerza. También ayuda a mejorar el estado de ánimo y a descansar mejor.

  • La andropausia es la menopausia masculina. Falso

En la mujer, la disminución de la fertilidad se da de forma más corta y concentrada, mientras que la producción de espermatozoides en el hombre se rebaja de manera más paulatina; por lo tanto, su capacidad reproductiva cae poco a poco.

  • La fuerza disminuye. Verdadero. 

La andropausia suele producir una rebaja de la densidad ósea (influyen también otros factores, relacionados con el envejecimiento) y una reducción de la masa muscular.

  • El vello corporal se modera. Verdadero. 

Al disminuir la producción de testosterona, también lo hace la cantidad de vello en el cuerpo.

  • Pueden aparecer trastornos emocionales. Verdadero. 

Los niveles bajos de testosterona podrían alterar el estado de ánimo, provocando generalmente una sensación de tristeza. Además, verse en el proceso de la andropausia puede causar falta de confianza en uno mismo. En algunos casos, además, se han diagnosticado problemas de concentración.

  • Salen pechos. Falso. 

La grasa corporal aumenta con la andropausia y pueden darse procesos de ginecomastia (sensación de mayor sensibilidad o inflamación en las glándulas mamarias), pero eso no significa que el pecho crezca como el de una mujer.

  • Se dan trastornos en el sueño. Verdadero.

Los cambios hormonales pueden afectar a los patrones del sueño (bien con insomnio, bien con una sensación de somnolencia continua), aunque no tiene por qué ser de forma grave. Si esta alteración se prolonga en el tiempo, acude al médico.

Artículos relacionados

Hipopresivos: vientre plano y buen sexo

Postura y respiración, dos elementos a tener en cuenta si quieres triunfar con estos abdominales de moda, buenos para un sinfín de cosas, entre las que se encuentra el sexo o la prevención de incontinencia urinaria.

Cómo aumentar la testosterona de una forma natural

La virilidad está asociada a una hormona producida mayormente por los testículos: la testosterona. A partir de los 30, empieza a disminuir su proporción en la sangre, pero no te preocupes, te contamos una serie de métodos naturales para aumentar su segregación y mantenerla bien elevada.

Plántale cara a los 50

Un día te levantas y tienes 50. Un número tan redondo y potente que hace que te tiemblen un poco las piernas. Relájate, es solo una cifra… Aunque es cierto que tendrás que enfrentarte a una serie de desafíos físicos y psicológicos, este puede ser tu mejor momento.