Resiliencia, cómo afrontar exitosamente la incontinencia

Se llama resiliencia y es la capacidad para vencer las adversidades de la vida, salir fortalecido de ellas y crecer. Esta facultad puede trabajarse para saber cómo superar los contratiempos de la vida.

Men.sea.jpg

Hay una sutil diferencia entre afrontar una situación y ser resiliente. Hacer frente sería lo que más o menos abordamos en la vida diaria. La resiliencia va un paso más allá: afrontas el día a día con determinación, tienes garantías de éxito y sales fortalecido de los desafíos. 

Es un hecho que la incontinencia suele afectar a la vida diaria de muchos adultos. En menor o mayor medida. Por ejemplo, muchos ven restringida su participación en actividades sociales y las relaciones personales, tan fundamentales para nuestra felicidad. La clave es ser resiliente: no solo no autolimitarse, sino aprovechar los obstáculos para hacernos más fuertes y ganar autoestima.

Tienes incontinencia, decide cómo afrontarlo, hazte más fuerte

Lo primero es buscar en nosotros mismos. Por eso, es fundamental replantearse los problemas y pensamientos negativos que pueda traer la incontinencia. Y hacerlo de una forma racional ejercitando nuestra mente para ello. 

En resumen: hacernos fuertes desde la razón para proponer soluciones reales a los problemas que pueda crear la incontinencia. Sin vergüenza alguna. 

Según los expertos, las personas resilientes reconocen las situaciones, ya sean livianas o más difíciles. Mantienen la calma y evalúan las cosas de manera racional para poder diseñar un plan y actuar.

Es muy habitual encontrar hombres que se esconden detrás del problema, como si eso les convirtiera en imperfectos, como si ello les expusiera a la crítica y el rechazo. ¿Por qué pensar así?

La importancia de crear un círculo afectivo que impulse nuestra confianza

Es fundamental crear un círculo afectivo con personas de confianza y rodearse de amistades a las que recurrir en cualquier momento: hablar sobre una pequeña molestia o de sucesos traumáticos. Saber que ellos están ahí, te entienden y te apoyan.

“Los adultos mayores con incontinencia pueden participar activamente en la sociedad cuando tienen el deseo de interactuar con los demás, la voluntad de realizar ejercicio físico y la confianza en el manejo de la incontinencia. Estas características psicológicas son importantes para ser resilientes ante la incontinencia y para la participación social activa”, expresó un estudio publicado en la revista científica Aging Ment Health.

Activa cuerpo y mente: haz ejercicio, refuerza tus emociones

Está comprobado que el ejercicio te hace más resiliente. Es cierto que hay prácticas que no son beneficiosas si se tiene incontinencia urinaria. Por ejemplo, atletismo, equitación o gimnasia deportiva. Pero no activarse es una mala excusa.

No se trata de ponerse a hacer deporte y sudar como si no hubiera un mañana. Más que eso, se trata de ponernos en marcha. Con los famosos ejercicios de Kegel o, por supuesto, con actividades tan extraordinarias como el yoga o pilates.

Un trabajo publicado por la Universidad de Murcia constató que “quienes practican siempre una actividad física reportan mayores niveles de resiliencia en todas sus dimensiones que los que no lo hacen, informan de una mejor salud y un bienestar y, además, perciben su vida en términos más positivos”. 

¿Y qué hay del cuidado mental? Es completamente absurdo atravesar un momento de dificultad y pretender no angustiarse o sufrir. Y la incontinencia puede presentarse como un obstáculo, por descontado. La clave es hacernos resilientes a través de la aceptación de esas emociones. ¿La incontinencia es el fin del mundo? No. 

Artículos relacionados

Confinamiento: Ahora más que nunca cuida tu rutina

Aunque a veces nos sintamos tentados de “saltarnos las normas”, mantener una rutina nos dará energía para tener una actitud positiva durante el confinamiento y disminuir la consecuencias en nuestra salud, tanto físicas como psicológicas.

Sé más hombre que la media: visita al urólogo

Si la prevención es la mejor medicina, ¿por qué ese miedo a la visita a un urólogo? A partir de los 50 es una cuestión de salud. Te contamos, en qué consiste una primera visita al especialista de las patologías del aparato reproductor masculino y urinario.